Un congresista estadounidense expresó su preocupación el domingo respecto a que Rusia no está compartiendo información de inteligencia sobre amenazas a los atletas en los próximos Juegos Olímpicos de invierno de Sochi.

El representante Mike Rogers, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que las autoridades rusas estaban claramente preocupadas respecto a la seguridad en los juegos de invierno, y que movilizaron a 30.000 soldados al área para enfrentar la amenaza de atentados.

‘Pero no logramos conseguir toda la información que precisamos para proteger a nuestros atletas en los juegos’, dijo Rogers a la cadena CNN.

El republicano agregó que la falta de voluntad de los rusos para compartir información con el servicio de inteligencia de Estados Unidos implica ‘una falta de cooperación que es muy preocupante para mí’.

‘Así que lo que estamos encontrando es que no nos están dando la historia completa sobre las amenazas, de quiénes necesitamos preocuparnos’, añadió el congresista.

‘¿Son grupos terroristas que han tenido algún éxito, que siguen conspirando?, se preguntó.

Los Juegos se celebrarán entre el 7 y el 23 de febrero.

Las excepcionales medidas de seguridad desplegadas en Sochi se decidieron hace tiempo, sobre todo por la amenaza del jefe de la rebelión islamista del Cáucaso, Doku Umarov, que en julio llamó a impedir la celebración de los Juegos de Invierno ‘por todos los medios’.

Pero los temores se reforzaron después de que 34 personas murieran en dos atentados suicidas a finales de diciembre en Volgogrado (sudoeste), a 700 km de Sochi.