La economía china creció en 2013 un 7,7% respecto al año anterior y mantiene, igual que en 2012, la menor tasa de crecimiento desde 1999, indicó este lunes la Oficina Nacional de Estadística (NBS).

El gobierno del país del comunista advirtió de la persistencia de los ‘problemas profundos’ de la segunda economía mundial y, en particular, de la deuda de las administraciones locales.

El Producto Interior Bruto (PIB) entre octubre y diciembre también fue del 7,7%, menos que el 7,8% de los tres meses anteriores, indicó la NBS.

Los datos de 2013 fueron los mismos que en 2012, cuando se registró el crecimiento más bajo desde 1999, y fueron conformes a las previsiones de 14 economistas consultados por la AFP.

El objetivo del gobierno para 2013 era del 7,5%.

‘En términos generales, la economía china demostró un buen impulso y un crecimiento estable y moderado en 2013, un objetivo conseguido con esfuerzo’, dijo a la prensa el responsable de la NBS, Ma Jiantang.

‘Sin embargo, hay que tener en cuenta que los problemas profundos que se han acumulado con el tiempo todavía tienen que resolverse en este periodo difícil para la economía china’, añadió.

Tras la ralentización de la economía en el primer semestre del año, las autoridades de Pekín adoptaron en julio un paquete de medidas de estímulo, principalmente fiscales, pero que sólo tuvieron un efecto temporal.

El presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang, nombrados en marzo, quieren que la economía china sea menos dependiente de las exportaciones y de las inversiones en industria para poner el acento en el consumo interno.

‘Teniendo en cuenta los datos, nuestra perspectiva para 2014 es que la economía china seguirá ralentizándose en la primera mitad del año’, dijo Wendy Chen, una analista de la firma de Shanghai Nomura International.

Las autoridades de Pekín están preocupadas, en particular, por el aumento de la deuda en las administraciones locales (+67% en dos años, según un informe publicado a finales de diciembre).

‘Las bases del crecimiento económico todavía tienen que consolidarse, hay que fomentar las fuerzas que impulsan la expansión económica, prevenir el riesgo de la deuda de los gobiernos locales y hacer más esfuerzos para eliminar las capacidades de producción obsoletas’, dijo el responsable de la NBS.

La Oficina Nacional de Estadísticas también publicó este lunes los datos de la producción industrial, que aumentó un 9,7% en diciembre, comparado con el mismo mes del año anterior. En el conjunto de 2013, creció también un 9,7%.

Por su parte, las ventas al por menor, un indicador clave sobre el consumo, aumentaron un 13,6% interanual en diciembre y un 13,1% en el conjunto del año.

La inversión en activos fijos, un indicador de la inversión del gobierno en infraestructuras, creció un 19,6% en 2013.

Para los analistas, el reto de las autoridades será mantener un crecimiento suficiente y a la vez llevar a cabo reformas estructurales, esenciales para la credibilidad de las autoridades comunistas. ‘China tendría que concentrarse prioritariamente en la puesta en marcha de estas reformas, entre ellas las que tienen el objetivo de abrir las empresas públicas (al capital privado) y mejorar la urbanización’, dijo a la AFP Ma Xiaoping, analista en HSBC.