El Informe Regional de Desarrollo “Seguridad ciudadana con rostro humano” presentado hoy por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) resalta que el delito común es la mayor preocupación de los ciudadanos en América Latina, por encima del crimen organizado y el narcotráfico. 
Una encuesta realizada para el informe indica que entre el 45% y el 65% de las personas dejaron de salir por la noche por temor a ser víctimas de un delito. En Guatemala, el 24.6% de los encuestados afirmó que ha limitado sus
lugares de recreación por inseguridad, lo que afecta su patrón de comportamiento y su libertad. 
El Informe también reconoce que, aunque la tasa sigue siendo alta para la mayoría de los países, en los últimos tres o cuatro años ésta se ha estabilizado e incluso disminuido para algunos países de la región.
Las tasas de homicidios de Guatemala (desde 2009) y El Salvador (desde 2012) registran caídas sustanciales. 
El Presidente Otto Pérez Molina resaltó que la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes se redujo de 38.5 a 34 en el año 2013 y
aseguró que trabajará para que Guatemala salga de la lista de los 11 países de la región que hoy superan la tasa de 30. “En los próximos
años les puedo asegurar que lo vamos a lograr”, afirmó el mandatario. 
Previamente, el Subsecretario General de Naciones Unidas y Director Regional para América Latina y el Caribe del PNUD, Heraldo Muñoz, había enfatizado que las políticas de “mano dura” y “super mano dura” en Guatemala, El Salvador y Honduras “han fracasado”, por lo que recomienda las intervenciones integrales que atiendan las necesidades de corto plazo así como las vulnerabilidades estructurales detrás del delito y la violencia. Citó como ejemplos exitosos las políticas y programas como Fica Vivo, en Brasil, Plan Cuadrante, de Colombia,
Barrio Seguro, en República Dominicana, Todos Somos Juárez, de México, y la tregua entre pandillas de El Salvador. 
En tanto, el Ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, pidió al PNUD “actualizar sus datos estadísticos e identificar los esfuerzos
institucionales” mientras hacía un llamado a todos los ciudadanos a involucrarse en la seguridad ciudadana. 
En tanto, Según el Informe, América Latina tiene hoy en día economías más fuertes e integradas, menos pobreza, democracias más consolidadas y
Estados con mayor responsabilidad en la protección social. El flanco débil es la violencia, el crimen y la inseguridad.  
Recomendaciones que incluye el informe  
1. Alinear esfuerzos nacionales para reducir el delito y la violencia 
2. Prevenir el delito y la violencia con crecimiento incluyente,
equitativo y con calidad 
3. Disminuir la impunidad 
4. Generar políticas orientadas a proteger a las personas más afectadas 
5. Potenciar la participación activa de la sociedad 
6. Incrementar las oportunidades reales de desarrollo para jóvenes 
7. Atender prevenir de modo integral la violencia de género 
8. Salvaguardar los derechos de las víctimas 
9. Regular y reducir los disparadores del delito (armas, drogas y
alcohol) desde una perspectiva integral y de salud pública 
10. Fortalecer los mecanismos de coordinación y evaluación de la
cooperación internacional