El grupo canadiense Bombardier eliminará 1.700 puestos de trabajo de su división aeronáutica en Canadá y Estados Unidos, informó este martes Sylvie Gauthier, portavoz de la compañía.

Este recorte de empleos afecta a todos los programas del fabricante de aviones, cuyos pedidos de nuevas naves bajaron un 19% el año pasado.

El grupo emplea en total a 38.350 personas en su división de aeronáutica. Estos 1.700 trabajadores -1.100 de la planta de Mirabel, en la región de Montreal, y 600 de la fábrica de Kansas (centro de Estados Unidos)- representan al 4,4% de los efectivos del área.

Gauthier indicó que el recorte afectará todas las áreas de trabajo dentro de la división, desde los ingenieros hasta los empleados en la cadena de ensamblaje y el área comercial.

Bombardier se enfrenta a dificultades tras el lanzamiento de su gama CSeries, ensamblados en Mirabel. La semana pasada, el fabricante anunció un nuevo retraso en la entrega de estos aviones que buscan competir con los B737 de Boeing y los A319 de Airbus.

Según el nuevo cronograma, en el otoño (boreal) de 2015 será entregado el primer avión de la gama, un CS100. Los ejemplares CS300, por su parte, no estarán disponibles hasta el comienzo de 2016.

El retraso supondrá un aumento de los costos del programa para la fabricación de CSeries, estimados inicialmente en 3.400 millones de dólares.

La eliminación de empleos afecta al programa de los CSeries, pero también la fabricación de aviones para viajes regionales CRJ y de jets ejecutivos Learjet.