La Comisión Europea recomendó este miércoles a los Estados miembros reducir en un 40% las emisiones de gases con efecto invernadero de la Unión Europea para 2030 y llevar la proporción de renovables al 27%, indicó este miércoles a la AFP un miembro del ejecutivo comunitario.

La decisión de seguir estas recomendaciones está ahora en manos de los dirigentes europeos, que deberán pronunciarse en la cumbre del 20 y 21 de marzo en Bruselas.

‘La acción por el clima es crucial para el futuro de nuestro planeta, mientras que una auténtica política energética es clave para nuestra competitividad’, indicó el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, citado en un comunicado.

Los objetivos fijados por la Comisión fueron objeto de arduas negociaciones en el seno comunitario, presionado por los países miembros, algunos de los cuales, como Gran Bretaña, España o Francia, buscaban limitar en un 27% la parte de las energías renovables y que ese objetivo no fuese vinculante por país. El compromiso llegó bajo la forma de un objetivo vinculante global para la Unión Europea.

El tercer objetivo es la eficiencia energética, para el cual no se ha fijado una cifra y la Comisión se limita a evocar sus ‘ambiciones renovadas’ en la materia. Esto para que la industria europea no se vea perjudicada aún más en su competitividad.

En este paquete, la Comisión también enumeró una serie de recomendaciones para la exploración y extracción de hidrocarburos no convencionales, renunciando a elaborar un marco legal europeo.