El inmigrante Miguel Mejía Ramos, de 28 años, confesó ante los investigadores policiales el asesinato que cometió en contra de su conviviente Deisy García, de 21, y sus hijas Daniela y Yoselyn de 2 y 1 años de edad respectivamente. 

El crimen ocurrió en el interior del apartamento donde vivía la familia en Jamaica Queens, Nueva York, presuntamente por haber encontrado una foto de su esposa con otro hombre.
Mejía Ramos luego de arremeter contra las víctimas huyó de la escena, pero fue apresado por la Policía de Lafayette, Texas, la noche del lunes último, presuntamente cuando intentaba huir hacía su país de origen. 
Según el teniente David Beyer, de la Oficina del Sheriff del mencionado lugar, el sospechoso no se opuso al arresto, además que voluntariamente acepto viajar con custodia policial hacia la ciudad en donde cometió el crimen. 
Según los medios locales, de ser hallado culpable por el triple crimen, Mejía Ramos podría ser condenado a cadena perpetua sin posibilidad de optar a libertad condicional. 
Hallazgo 
La joven madre asistía a una iglesia cristiana, y según la versión de algunos feligreses les llamó la atención que no llegó al servicio del domingo, y fue así como al llegar a su vivienda se percataron del lo ocurrido, por lo que alertaron a las autoridades.
Familiares y amigos de las víctimas informaron que realizan los trámites correspondientes para que los cadáveres sean traídos a Guatemala, en donde serán sepultados.