La Organización Mundial de Comercio (OMC) instaló un panel para tratar la denuncia de México contra Estados Unidos por incumplir un fallo sobre el etiquetado del atún en lata, informaron el jueves fuentes de la entidad con sede en Ginebra.

La OMC había determinado en mayo de 2012, en un fallo en apelación, que Estados Unidos debía adecuar su legislación para admitir la entrada de latas de atún mexicano etiquetadas con la mención ‘delfines seguros’ (‘dolphin safe’). Las autoridades norteamericanas se negaban a hacerlo, alegando que la pesca se realiza con redes que provocan la muerte de los cetáceos.

Estados Unidos asegura que ya adaptó las normativas de importación, comercialización y venta requeridas por la OMC, pero sostiene que los consumidores tienen el derecho de conocer los métodos de pesca utilizados.

México asegura en cambio que hasta ahora Washington no ha cumplido el fallo y que sigue imponiendo medidas que discriminan al atún mexicano, por lo cual solicitó al órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la OMC el establecimiento de un nuevo panel.

El primer panel sobre el caso había dado la razón a Estados Unidos, pero la apelación revirtió el fallo.

La OMC consideró en esa ocasión que la preocupación por las técnicas de pesca mexicanas no era equitativa, pues no se manifestaba frente al atún de otros orígenes.

La disputa sobre el etiquetado ‘Dolphin safe’ data de 1991, y había sido tratada inicialmente por el el GATT, el organismo predecesor de la OMC.

Según las autoridades mexicanas, el mercado norteamericano del atún en lata representa ‘miles de millones de dólares’.