Brasil registró en el 2013 un déficit en cuenta corriente de 81.400 millones de dólares, que equivalen a un 3,66% del PIB, un récord que supera en casi 50% el monto anotado el 2012, informó el viernes el Banco Central.

La cuenta corriente es el principal indicador de la balanza de pagos del país, que registra las transacciones monetarias entre Brasil y el resto del mundo. Usualmente incluye venta y compra de bienes y servicios, inversiones, etc.

Este déficit superó al del 2012, cuando se anotó 54.249 millones de dólares, equivalente a un 2,41% del PIB. Para el 2014 se proyecta un déficit de 78.000 millones de dólares.

‘El déficit fue causado por el menor superávit comercial en el año (menores exportaciones). Para el 2014, este déficit debe ser menor, con un escenario de mayor crecimiento de la economía mundial (…) lo que debe contribuir para aumentar la demanda externa y el crecimiento de la economía’, dijo a periodistas Fernando Rocha, del departamento económico del Banco Central.

Precisamente, en cuanto a la balanza comercial, que registra la diferencia entre el valor de las exportaciones e importaciones, esta anotó un saldo favorable de 2.558 millones de dólares, 87% menor al registrado en 2012.

Respecto de la inversión extranjera directa en Brasil, esta alcanzó 64.000 millones de dólares, más de 1.000 millones de dólares menos que en el 2012.

En cuanto a los gastos de turistas brasileños en el exterior, estos también alcanzaron un récord en el 2013, pese a que el real se depreció 12,96% el año pasado frente al dólar, es decir, pese a que los costos de gastar afuera resultaron mayores.

Los brasileños gastaron en sus viajes en el extranjero 25.342 millones de dólares durante 2013, un 14% más que el año pasado.

Las reservas internacionales brasileñas sumaron 375.800 millones de dólares, tras una reducción de 302 millones de dólares desde el mes previo.

La deuda externa total del país fue estimada en 312.000 millones de dólares, con un alza de 4.300 millones en relación a septiembre.

El gobierno había señalado en diciembre de 2012 que Brasil crecería 4% en 2013, pero las estimaciones oficiales ahora se ubican en un 2,3%.

El año pasado el PIB creció un débil 1%. Analistas esperan que en el 2014 se ubique en torno al 2%.