El PIB de Brasil podría crecer en torno a un 3% en el 2014 si, como se espera, la economía global se recupera, dijo el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien consideró excesiva la desconfianza de los mercados en relación al desempeño del país.

‘Si tenemos una recuperación de la economía internacional, podemos crecer en torno al 3% (…) Pero no sé si tendremos mano de obra para crecer más que 3,5%’, dijo, en una entrevista publicada el domingo por el diario O Estado de Sao Paulo.

Mantega consideró que Brasil tiene potencial para crecer un 4%, pero en este momento no es posible a causa de la coyuntura internacional.

La expectativa del mercado para este año es que la economía se expanda en torno al 2%. En tanto, El Banco Central espera que el 2013 cierre en un 2,3%, cifra que fue de corrección en corrección desde una previsión del 3,1% hecha en marzo.

En el 2012, el PIB se expandió un débil 1%. Todas estas cifras distan mucho del crecimiento de 7,5% del 2010.

Respecto de la inflación, que cerró en 2013 en 5,91%, por encima de la meta del Banco Central de 4,5%, Mantega consideró que Brasil fue afectado por la presión de los precios externos y por el alza del dólar, que encarece las importaciones.

No obstante, recordó que internamente la demanda ha comenzado a ceder, lo que le resta impulso al alza de precios, y que la tendencia es que la inflación pueda ser más baja en el futuro.

‘La desconfianza en relación a Brasil es excesiva. Los críticos están exagerando. Tuvimos problemas, enfrentamos dificultades a causa de la crisis global, pero podemos superarlas (…) Hoy estamos atrayendo capitales, haciendo concesiones, que son disputadas por su alta rentabilidad. El ambiente en Brasil es favorable y amigable. El rumbo está dado’, comentó.