Las reservas de petróleo aumentaron casi tres veces más de lo previsto la semana pasada en Estados Unidos, según las cifras del Departamento de Energía (DoE) publicadas este miércoles.

Las existencias de crudo aumentaron 6,4 millones de barriles a 357,6 millones durante la semana finalizada el 24 de enero, mientras que los expertos interrogados por la agencia Dow Jones Newswires esperaban un alza de 2,2 millones de barriles.

Estos stocks habían registrado un alza de un millón de barriles la semana pasada, tras haber caído más de 40 millones de barriles en el curso de las siete semanas precedentes. De todas maneras, están en baja de 3,1% en comparación a su nivel de enero de 2013.

Las reservas de productos destilados (diesel y combustible para calefacción) registraron un descenso de 4,6 millones de barriles, a 116,2 millones, mientras que los analistas preveían una baja de 2,6 millones de barriles.

Con respecto a igual período del año pasado, estas reservas están en baja de 11,1%.

Las existencias de gasolina registraron una caída de 800.000 barriles a 234,4 millones, sorprendiendo a los analistas, que esperaban un alza de 1,1 millones de barriles. Estas reservas se encuentran en alza de 0,9% en comparación a su nivel de 2013.

Seguidas de cerca por los corredores, las reservas de crudo en Cushing (Oklahoma, centro sur de Estados Unidos), que sirven de referencia para el WTI, registraron un aumento de 200.000 barriles en comparación a la semana precedente, a 41,8 millones de barriles.

Combinando todas las categorías, los stocks de productos petroleros cayeron 3,8 millones de barriles.

Del lado de la demanda, en el período de cuatro semanas terminado el 24 de enero, Estados Unidos consumió en promedio 19 millones de barriles de productos petroleros por día, un 4,2% más que en el mismo período de 2013.

Las refinerías estadounidenses aumentaron su ritmo de producción la semana pasada, utilizando el 88,2% de sus capacidades contra el 86,5% la semana anterior.