Castro leyó el texto completo de la declaración, en el que la región se compromete a resolver de manera pacífica las controversias para ‘desterrar para siempre’ el uso de la fuerza en la región y a cumplir su ‘obligación’ de ‘no intervenir directa o indirectamente en los asuntos internos’ de otros Estados. 

Además, los países de América Latina y el Caribe acordaron respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones. 
El documento también recoge el compromiso de los Estados de la región a continuar promoviendo el desarme nuclear como objetivo prioritario’ y contribuir al desarme completo para propiciar el fortalecimiento de la confianza entre las naciones. 
Los mandatarios acordaron, asimismo, promover en la región de una cultura de paz basada, entre otros, en los principios de la Declaración de Paz de la Naciones Unidas. 
Los países de la región se comprometieron a guiarse por esta declaración en su comportamiento internacional e instaron a la comunidad internacional a espetar plenamente el texto adoptado hoy y sus relaciones con los Estados de la Celac. 
El presidente Otto Pérez Molina logro en dicho conclave que, Guatemala acogiera la Primera Reunión de Ministros de Seguridad Pública de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), a realizarse los días 13 y 14 de mayo del presente año. 
Con información de EFE