Las Bolsas asiáticas registraron alzas generalizadas este miércoles, a la espera de la decisión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) sobre su programa de estímulo a la economía, y gracias a que disminuyeron las tensiones provocadas por los mercados emergentes.

El índice Nikkei 225 de Tokio cerró con una fuerte ganancia de 2,7%, gracias a una subida del dólar respecto al yen, y después de que los bancos centrales de India y Turquía aumentaran sus tasas de interés para apoyar sus divisas. Seúl ganó 1,26%, y Sídney 1,04%. Más tarde, Hong Kong ganó al cierre 0,82% y Shanghai 0,56%. Por otro lado, Wellington subió 0,71% y Manila 0,78%.

El Banco Central turco había decidido el martes en una reunión de urgencia subir su principal tasa de interés, de 7,75% a 12%, para frenar la caída de la moneda nacional, la lira, frente al dólar y al euro. Horas antes, el Banco Central indio aumentó su tasa ‘repo’, a la que le presta a los bancos, en 25 puntos básicos, al 8%.

Con signos de mayor estabilidad en las economías emergentes, ahora los operadores están esperando averiguar qué planea la Fed respecto a su programa de estímulos a la economía. Los analistas prevén que la Fed reduzca en otros 10.000 millones de dólares sus estímulos a la economía interna a través de la compra de bonos del Tesoro y títulos hipotecarios, por lo que el monto total quedaría reducido a 65.000 millones mensuales.

Del lado de las economías emergentes, se temía una mayor fuga de capitales de no producirse cambios en sus políticas económicas. Estos temores comenzaron con la devaluación del peso argentino en un 14% respecto al dólar, la semana pasada. De momento, las decisiones tomadas por Turquía e India los han disipado en cierto modo.

La evolución de las economías de otros países, también emergentes, como Indonesia y Tailandia, preocupan e inciden en la región. Según Daisuke Uno, del banco japonés Sumitomo Mitsui Banking Corp, ‘después de las subidas de tasas en Turquía e India, y a la espera de la decisión de la Fed, los mercados siguen siendo prudentes’. Según él, hay un 70% de posibilidades de que la Fed reduzca sus inyecciones mensuales de liquidez, aunque también cree que el instituto emisor podría esperar a la siguiente reunión. ‘El banco central está en una posición muy delicada, y no se atreve a molestar más a los mercados emergentes’, observó.