El Gobierno de coalición de izquierda de Dinamarca perdió este jueves a seis de sus ministros, miembros del Partido Popular Socialista, en protesta por la venta de una parte de la empresa pública Dong al banco de inversiones Goldman Sachs.

Este partido, ubicado a la izquierda de los socialdemócratas, de la jefa de gobierno, Helle Thorniing-Schmidt, rechazaba firmemente la operación de venta de esta empresa de energía al banco estadounidense.

‘Hemos mantenido hasta el final nuestras posiciones sobre Dong’, afirmó en una rueda de prensa la ministra de Asuntos Sociales y de Integración, Annette Vilhelmsen, que dimitió del cargo y de la dirección del partido.

El Gobierno de coalición, que dirige el país desde el otoño de 2011, pierde así a seis ministros.

Sin embargo, el Ejecutivo sobrevivirá, seguramente, ya que Vilhelmsen aseguró que el Partido Popular Socialista no pasará a la oposición.

‘Presentaré pronto un nuevo gobierno’ anunció la primera ministra, en una rueda de prensa. ‘Vamos a continuar con nuestro trabajo (…) Dinamarca es más fuerte, más sana, con más solidaridad que hace dos años y medio’, agregó.

La coalición, que pasa de tres a dos partidos, era ya minoritaria en el Parlamento. Al ser aún más minoritario, el Ejecutivo podría verse obligado a aliarse más frecuentemente con algunos miembros de la oposición si el Partido Popular Socialista rechaza otros proyectos que considere contrarios a una política de izquierda. ‘No habrá gran diferencia’, dijo la primera ministra.

Thorning-Schmidt ya tuvo que prescindir de los votos de otro partido presente en el gobierno (Alianza verde-roja) para adoptar su presupuesto en 2014.

Dong Energy es un productor de petróleo, de gas natural y de electricidad -eólica y térmica- que registró en 2012 un volumen de negocios de 67.200 millones de coronas (9.000 millones de euros).

En noviembre, el Gobierno danés firmó un acuerdo con vistas a una ampliación de capital en la que Goldman Sachs aportaría 8.000 millones de coronas (1.100 millones de euros), adquiriendo así el 19% del capital.

La transacción fue aprobada por los parlamentarios en comisión este jueves por la tarde.

Esta caso ha sumido al Partido Popular socialista en una profunda crisis, ya que su base militante cuestiona la orientación demasiado derechista del gobierno.

Thorning-Schmidt sigue una política de rigor presupuestario desde su llegada al poder y ha reducido la tasa impositiva a las empresas del 25 al 22%, generando críticas en la izquierda.

Su política ha dado, sin embargo, frutos últimamente, con un desempleo que cayó en diciembre a su menor nivel en cuatro años, al 5,6%, y dos trimestres consecutivos de crecimiento en 2013 por primera vez desde 2011.