La economía de EEUU avanzó más de lo previsto en el cuarto trimestre de 2013, a pesar del cierre parcial de los servicios públicos en octubre, con un crecimiento del 3,2% en la proyección anual, según la primera estimación del departamento de Comercio, publicada este jueves.

La previsión media de los analistas era que el PIB crecería un 3%.

Este crecimiento fue menor al del tercer trimestre (4,1%), incluso cuando los gastos de consumo, las inversiones de las empresas y las exportaciones aumentaron.

El cuarto trimestre estuvo marcado por el cierre de algunos servicios públicos durante la primera quincena de octubre por una disputa entre demócratas y republicanos en el Congreso.

‘El impacto total del cierre -del Gobierno federal- no puede ser cuantificado’, ya que algunos datos ‘no pueden ser evaluados de manera separada’, señaló el departamento de Comercio, agregando no obstante que ‘el efecto de la disminución de las horas trabajadas (…) redujo el crecimiento en cerca de 0,3 puntos porcentuales en el cuarto trimestre’.

En este período, los gastos del gobierno federal cayeron un 12,6%.

Los gastos de los consumidores, que constituyen casi dos tercios del PIB, registraron un crecimiento del 3,3%, el más fuerte en tres años.

Las inversiones de las empresas aumentaron por su parte un 3,8%, un poco menos que en el tercer trimestre (+4,8%), aunque las exportaciones, por el contrario, crecieron un 11,4% superando el alza del 3,9% del trimestre anterior.

La Reserva Federal (Fed, banco central) decidió el miércoles continuar con su reducción progresiva de los apoyos de la economía, afirmando que el crecimiento de EEUU se ‘aceleró’.

La segunda estimación del crecimiento en el último trimestre de 2013 será publicada el 28 de febrero.