En el Foro Económico Mundial, realizado en Suiza hace unos días, el Presidente Pérez Molina debía firmar el convenio con Petróleos Mexicanos (Pemex), pero al no asistir hubo que retrasar la firma para febrero.

Sin embargo, nuevos datos se han dado a conocer del gasoducto, por ejemplo que serán 420 kilómetros en México y 180 en Guatemala, por lo que será financiado por ambos países.

Al importar gas natural a Escuintla, se podrá convertir en materia prima para la generación de energía eléctrica y gracias a esto bajar los precios. Según el Ministerio de Energía y Minas, MEM, la reducción podría ser de hasta un 40%.

Luego de que se firme el convenio, se podrá establecer cuánto invertirá cada país para hacer esto realidad. El costo total es de alrededor de  US$800 millones, y se cree que México podría aportar el 60%.

Lo que le corresponda a Guatemala, según informó recientemente Pérez Molina, se aportaría por medio de un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aunque todavía no se han hecho los trámites del caso.

La construcción del gasoducto llevaría entre 3 y 4 años para finalizarse. Con el tiempo, también se hará una licitación para la construcción de una planta generadora de electricidad a base de gas, de 400 megavatios.

Además de su uso para generar energía eléctrica, el gas natural puede ser usado en la industrias como metalurgia, fabricación de materiales en vidrio, de cemento y minería.