La programación informática es obligatoria para niños desde los cinco años en las escuelas de Reino Unido, primera gran economía mundial en revisar la enseñanza tecnológica con la programación en su núcleo.