Padre de Paul Walker, también llamado Paul, no ha podido superar todavía la muerte que sufrió su hijo a los 40 años en un fatal accidente que acabó con su vida el 30 de noviembre del 2013, en Los Ángeles.

“Dicen que el primer año es el peor, pero ahora lo echo incluso más de menos. Las cosas no han mejorado nada para mí”, reveló el padre del intérprete durante una entrevista que concedió al programa ‘Entertainment Tonight’ de la cadena CBS.

El recuerdo de su hijo es tan diáfano que a veces todavía siente la presencia del actor en su vida diaria.

“No está conmigo pero puedo verle. Siempre me está mirando. Puedo ver su cara”, añadió el padre del intérprete, quien ahora solo desea que su hijo sea recordado por su calidad humana: “Era un buen hombre, una persona auténtica”.

La muerte de Paul dejó devastados a sus familiares y amigos, en especial a quienes participaban con el en la saga Rápido y Furioso, tras filmar la séptima entrega de la franquicia.

“Ha sido uno de los momentos más oscuros de mi carrera. Crecimos juntos en el negocio, saltamos juntos a la fama, y los dos representamos esta gran franquicia. Era mi compañero… He estado actuando toda mi vida, pero hay algo que no te enseñan en la actuación, cómo llorar a alguien y pretender al mismo tiempo que está compartiendo una escena contigo”, contaba el actor el pasado mes de agosto en el programa ‘Live with Kelly and Michael’.

 

Fuente: elmanana.com.mx