Managua (AFP)
“Los estudios ambientales no fueron presentados y no se puede construir una casa sin estudio de suelo, humedad ni costo, eso fue un show mediático”, dijo a la AFP, el ambientalista David Quintana.

Decir que se va a construir la obra por un valor de 50.000 millones de dólares sin que estén listos los estudios ambientales “es audaz, fuera de lo normal, sin rigor científico ni técnico”, criticó Quintana.

El jueves el gobierno y HKND presentaron avances sobre los estudios de viabilidad, diseño e ingeniería del canal a empresarios, diplomáticos y ambientalistas en una sesión de más de ocho horas.

Con el canal “todo el mundo va a salir mejor, es una gran oportunidad”, defendió el portavoz de la comisión nacional para el Canal, Telémaco Talavera, quien no obstante admitió que “hay preocupaciones legítimas en algunos sectores” sobre los impactos sociales y ambientales.

Los estudios de impacto ambiental que reclaman algunos grupos “estarán listos en diciembre antes de que arranquen las obras”, según el secretario de la Presidencia, Paul Oquist.

Pero el representante de la consultora Environmental Resources Management (ERM), David Blaha, consideró ante el auditorio que el documento final sobre el tema ambiental se presentará en marzo o abril de 2015.

“Es una actitud irresponsable que se comience la ejecución de los trabajos sin tener en mano la evaluación de los estudios de impacto ambiental, de riesgos sísmicos, metrológicos”, planteó a su vez el subdirector del Centro Humboldt, Víctor Campos.

Los expositores explicaron que en diciembre comenzarán las obras preparatorias para la construcción del canal, como caminos de acceso, instalaciones para albergar a unas 50.000 personas que van a trabajar en el proyecto.

“Vamos a seguir un plan de construcción y controlar hasta lo mínimo el impacto social y del medio ambiente”, aseguró el jueves el subdirector general de construcción de HKND, Kwok Wai Pang.

“Este es un proyecto masivo, nadie puede imaginar lo grande y desafiante que es; es el movimiento de tierra más grande jamás visto en el mundo”, comentó Kwok.

Se calcula que 4,7 millones de metros cúbicos de tierra serán removidos en la obra que seccionará en dos al país.