El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) le solicitó al presidente Otto Pérez Molina, por medio de una carta enviada a su despacho la semana pasada, el análisis y la suspensión del alza de los cobros en los puertos Quetzal y Santo Tomás de Castilla.

Por esa razón, se hizo en la primera reunión de la mesa técnica celebrada a puerta cerrada, en las oficinas del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom). Allí se solicitó la suspensión temporal de las nuevas tarifas mientras se analizan y discuten los pliegos tarifarios.

En la reunión participaron los interventores del Puerto Quetzal, Carlos Lainfiesta y de Santo Tomás, Erwin Fernando Guzmán; exportadores, importadores, transportistas, representantes de las diferentes cámaras empresariales, así como representantes de las navieras, técnicos del Pronacom, y el titular del Ministerio de Economía, Sergio de la Torre.

El Ministro de Economía deberá presentar la solicitud de suspensión al Presidente de la República, para que tome una decisión, lo cual se espera suceda esta semana.

No se justifica

Los empresarios agremiados señalan que tanto Puerto Quetzal como Santo Tomás no han realizado mayor inversión dentro de sus instalaciones portuarias, a pesar de que el comercio se ha incrementado anualmente, lo que demanda una mayor infraestructura para su carga y descarga.

Según informan, el modelo de Puerto Quetzal admite que exista inversión privada, lo que ha permitido un poco de desfogue del congestionamiento. Pero ha llegado un punto en el cual esto ya no es posible, teniendo tiempos de fondeo de más de 7 días, sobretodo en temporadas altas por la estacionalidad de ciertos tipos de productos.

Santo Tomás por otro lado, no permite esa inversión, sin embargo por ser un puerto que mueve principalmente contenedores, la estadía de los buques es menor. Sin embargo, durante el año 2014 ya ha presentado congestionamiento.

Por otro lado, según el análisis del CACIF el actual sistema tarifario vigente y el propuesto por Empresa Portuaria Quetzal son modelos estáticos que consideran el valor de la infraestructura portuaria inicial pero no considera el futuro desarrollo de sus proyectos y sus infraestructuras (nuevas inversiones involucradas).  Consecuentemente no incluye conceptos de rentabilidad de los activos portuarios y no considera la competitividad de las tarifas portuarias, ya que no toma en cuenta las tarifas de puertos competitivos en el análisis, tampoco presenta un mecanismo automático de ajuste.

Análisis que arrojan ideas

Entre las recomendaciones de dicha entidad, están las de ajustar el costo de los servicios al buque (remolcaje, practicaje y lanchaje) que pueden ser verificables fácilmente con el resto de puertos de la región. Se propone utilizar para el ajuste el nuevo costo propuesto por dichos servicios según el tarifario propuesto por EPQ. En el corto plazo, hasta que no se genere un modelo tarifario acorde a la realidad del Puerto no se recomienda ajustar el resto de las partidas del actual pliego de tarifa.

También sugieren no aplicar ningún normativo y tarifario que atente contra el incremento de los costos totales de servicios portuarios. También se vuelve necesario plantear el desafío de desarrollar un nuevo modelo tarifario, que no sólo tome en consideración la realidad actual de las inversiones, sino también la perspectiva de un desarrollo futuro.

Además, es importante tomar en consideración criterios relacionados con la productividad portuaria y la rentabilidad de los activos portuarios. Finalmente, será necesario definir el esquema tarifario basado en la estimación de un punto de equilibrio a modo de garantizar que el puerto no tenga pérdidas, pero que a su vez éstas tarifas sean competitivas con respecto a las tarifas del mercado.