En recientes declaraciones el presidente Otto Pérez Molina afirmó que “la propuesta de nosotros ya fue presentada, fue clara y no la sacamos de la manga. Es una propuesta que venimos trabajando hace ocho meses”. En defensa del presupuesto para el año 2,015; el cual ya fue presentado al Congreso y se encuentra en discusión.

La propuesta del Ejecutivo es gastar Q71,840 millones (USD$8,980 aproximadamente) de los cuales pretenden recaudar Q52,430 millones y pedir prestado Q15,664 millones ( más del veinte por ciento) suponiendo que la meta de recaudación se alcance y sin contar el endeudamiento acumulado en el gobierno. En mi artículo “Las ‘alegres’ cuentas” hago un análisis de estos datos y lo irracional que resulta el presupuesto.

Con sólo estos simples números podemos darnos cuenta que desperdiciaron ocho meses valiosos en hacer números basados en premisas falsas como que es sano gastar más de lo que ingresa y que además es moral comprometer los ingresos de los tributarios para calcular la capacidad de endeudamiento gubernamental.

Así que, si la propuesta del presupuesto no fue sacada de la manga entonces la sacaron del sombrero del “sombrerero loco” o algo similar. Lo mismo da que hayan trabajado ocho, once o doce meses en la propuesta, si las premisas en que se fundamenta son falsas y llevan a resultados irreales.

Al cuestionar al presidente acerca de las propuestas de algunas bancadas en el Congreso para reducir el presupuesto, respondió: “Le he dicho al ministro de Finanzas (Dorval Carías) que si alguien propone que bajen Q2 mil millones, que nos digan de dónde los quieren bajar”.

Ante la solicitud del Ejecutivo para encontrar desperdicios y por ende reducir el “despilfarro” de recursos, pedí ayuda en mi página en Facebook para que diéramos ideas al presidente de dónde podía bajar al presupuesto y estas fueron las sugerencias:

– Que dejen de dar indemnizaciones millonarias (en alusión a la indemnización de Claudia Paz y Paz, exfiscal del Ministerio Público).
– Que eliminen toda la propaganda y el programa “De frente con el presidente” (alguien ocurrentemente lo llamó “De frente con el delincuente”).
– Que reduzcan gastos en fiestecitas, gastos de representación, combustible para paseos de la familia.
– Que el ministerio de Economía deje de gastar Q3 millones en gastos protocolarios.
– Que la SAT deje de gastar Q500 mil en celebrar su aniversario, que deje de alquilar oficinas en zonas caras.
– Que eliminen plazas fantasmas y reduzcan la nómina de burócratas.
– Que reduzcan salarios a funcionarios (recordemos que el presidente de Guatemala es de los mejor pagados en América).
– Que eliminen o reduzcan asesores .
– Que eliminen programas clientelares como bolsa segura, comedor seguro, remesas condicionadas, programa de fertilizantes, compra de tierras, entre otros.
– Que eliminen el ministerio de Desarrollo Social.
– Que eliminen o reduzcan viajes y que eliminen viajes en helicópteros y jets privados.
– Que eliminen o reduzcan la cantidad de seguridad para los funcionarios.
– Que combatan la corrupción y no solo aparenten combatirla.

No necesitamos ocho meses ni cientos de asesores para encontrar cómo reducir el presupuesto, sólo necesitamos usar nuestro sentido común. Hay muchos espacios para reducir el presupuesto, hay tal cantidad de desperdicio y corrupción que es imposible hacernos creer que no se puede disminuir el gasto.

Entonces, señor presidente, ministro de Finanzas, diputados: ¿se puede y no se quiere reducir el malgasto público?

@Md30
Facebook.com/mda30