Aunque tanto el Gobierno central como la bancada del Partido Patriota (PP) habían declarado que aceptaban una reducción en el presupuesto de ingresos y egresos 2015 hay resistencia en bajar ciertos rubros.

“Los cambios no tienen que afectar a la población y deben priorizar los programas sociales”, señaló  el presidente Otto Pérez Molina en un acto público. “Algunos propusieron Q2,500 millones en recortes (en el monto propuesto). Nosotros quisiéramos ver que se llegue a una cantidad que no afecte a la población y sobre eso es lo que se está discutiendo actualmente”, agregó.

Desde la semana pasada las bancadas del Congreso conformaron una mesa técnica para acordar cambios a la propuesta inicial que asciende a Q71, 840 millones. Lo primero que se pidió fue que el monto total bajara al menos Q2 mil millones, incluso algunos piden Q5 mil millones menos, pero ha sido complicado que se pongan de acuerdo en qué rubros.

Según el jefe de la bancada del PP, Juan José Porras, el martes se llevaron a cabo reuniones donde se discutieron las diferentes propuestas. Existía la posibilidad de que si se llegaba a un acuerdo se discutiría en el Pleno ese mismo día buscando la aprobación. Sin embargo, no hubo consensos y tampoco sesión plenaria por falta de quórum. Se espera que este miércoles puedan avanzar en el tema pues tienen hasta el 30 de noviembre para aprobar o no el proyecto de ingresos y egreso para el 2015.

Rebajas ¿sí o no?

En el Congreso ya se presentaron propuestas concretas de en dónde se pueden hacer los recortes. A congresistas como Nineth Montenegro, jefa de Encuentro por Guatemala (EG), le preocupan que más de Q5 mil  millones establecidos en el proyecto podrían utilizarse de manera clientelar para impulsar la campaña política del PP como el bono seguro, varios subsidios e implementos deportivos.

Carlos Barreda, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), considera que se pueden hacer recortes en el programa  de fertilizantes con Q178 millones asignados, también en el del Triángulo de la Dignidad y de expatrulleros de Autodefensa Civil, que figura en el de Agua y Bosques para la Concordia con Q100 millones, así como en varias Secretarías.

Otro punto en el que coinciden la mayoría de bloques  es que se deben establecer restricciones en los desembolsos y préstamos, así como que los gastos en los Ministerios de Salud, Educación y Gobernación no pueden reducirse, transferirse o modificarse.

Miembros de la bancada Compromiso, Renovación y Orden (CREO) declararon que  apoyarían el presupuesto si se eliminan gastos superfluos y se disminuyen los rubros al renglón de contratación de personal, fertilizantes y programas sociales coordinados por el Ministerio de Desarrollo (MIDES).

Del bloque TODOS pidieron revisar planillas, reducir los gastos en el área de comunicación social gubernamental y priorizar el presupuesto para las Carteras de Salud, Educación y Gobernación.

Los bloques de Visión con Valores (VIVA) y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) pidieron aprobar el nuevo presupuesto pero recomendaron hacer los recortes necesarios para que la cantidad baje.

La bancada de Libertad Democrática Renovada (LIDER) dijo que harían su propia propuesta de ingresos y egresos, pero el lunes pasado informaron que habían decidido reconsiderar la oficial. Señalaron que la apoyarían si se garantiza el sueldo de los empleados, se recortan los gastos superfluos y hay restricciones.

Para los otros bloques esta nueva actitud de no conocer el proyecto podría significar que se están generando acuerdos entre el PP y LIDER para aprobar el presupuesto, incluso sin cambios ni discusión.

Se puede adecuar mejor

Fuera del Palacio Legislativo los analistas y especialistas  también señalan la necesidad de revisar ciertos rubros del presupuesto. Un análisis de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) propone revisar el gasto de Carteras que no ejecutan como se debe, por ejemplo el  MIDES cuya ejecución presupuestaria en 2014 ha sido de las más bajas.

Al mismo tiempo recomendaron asegurar los recursos destinados al Tribunal Supremo Electoral (TSE) por la celebración de las elecciones generales el próximo año.  Sugieren garantizar la transparencia y calidad del gasto público, especialmente en lo que se relaciona con el aporte constitucional a las municipalidades y a los Consejos de Desarrollo. Se aconseja verificar algunos rubros de gasto para recortar los gastos en varios programas y aportes.

Por su parte, el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI) propone la reasignación de cerca de Q1,200 millones para fortalecer los sistemas de salud, educación y justicia, así como medidas para eliminar gastos superfluos y aumentar la transparencia y la rendición de cuentas de la administración pública en un año electoral. Deben eliminarse y prohibirse actividades de propaganda electoral o clientelismo.

El ICEFI plantea advertencias específicas en cuanto a la necesidad de cubrir los costos financieros en 2015 del Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo con el magisterio nacional.

Se necesitan resultados

Por parte, el grupo de economistas y analistas conocido como G40 señala que de aprobarse el presupuesto 2015 se estaría dando un paso firme hacia la implementación progresiva del Presupuesto por Resultados, necesaria para una verdadera implementación de Gestión por Resultados en el sector público. Según dicho grupo, se han invertido recursos en su desarrollo y ya se ha aplicado en los procesos de formulación de los proyectos de presupuesto 2014 y 2015.

De no ser aprobado otra vez el presupuesto, el G40 considera que se entorpece la implementación de un sistema de gestión que puede generar efectos positivos en el mediano plazo para las instituciones y para la priorización del gasto público.

Si no se tiene un nuevo monto queda vigente el presupuesto actual elaborado en 2012 para ejecutarse en el 2013. Analistas señalan que el problema es que el actual, de Q68 mil 400 milllones, no tiene limitaciones legales. Si los montos bajan en rubros donde no le conviene el Ejecutivo podría buscar quedarse con el actual techo, pues les permitiría tener más discrecionalidad en los gastos. Por esa razón analistas y diputados enfatizan en la necesidad de contar con uno nuevo.

También Pérez Molina dijo que es “necesario” que el país cuente con un nuevo presupuesto para el ejercicio fiscal del próximo año. Pero advirtió que de lo contrario habría que solicitar un incremento en el techo presupuestario para el pago de maestros y atender temas como salud y seguridad, además se tendrían que realizar otras transferencias.