El lunes 24 de noviembre  un Gran Jurado emitió su decisión en el sonado caso de Ferguson, Missouri, en Estados Unidos.  El Gran Jurado declinó perseguir cargos contra el oficial de policía Darren Wilson, quien había matado en un enfrentamiento a un joven afroamericano desarmado, llamado Michael Brown.  Según fuentes oficiales, la evidencia forense contradecía el testimonio de algunos de que Michael Brown se estaba rindiendo cuando fue abatido a tiros por el policía durante una confrontación en el que Michael Brown llego hasta adentro del carro del policía con el adentro del mismo.

El domingo 23 de noviembre en su cobertura del caso, CNN en español se refirió al “jovencito”  (así dijo la vocera de CNN en español) Michael Brown, quien tenía un record criminal, varios enfrentamientos con la policía, y quien había posteado en redes sociales fotos donde presume con dinero, pistolas y licor de la vida Gangster.  Momentos antes de su muerte a tiros disparados por un oficial de la policía de la ciudad de Ferguson, Missouri habría asaltado a una tienda a pocas cuadras de donde murió, utilizando como arma su gran tamaño.  El jovencito Michael Brown medía aproximadamente 2 metros de altura y pesaba alrededor de 300 libras.

Nada de su historial criminal y violento justificaría la muerte de Michael Brown por si solo.  Tampoco nos debería de sorprender que un gánster afroamericano muera por la vía violenta que caracteriza la vida que exalta.  El policía que se le acercó lo hizo con razones justificadas en ley, de la manera correcta, siguiendo el debido proceso.  Contrariamente a la narrativa que han recogido los medios masivos nacionales de EE.UU. e internacionales, no fue un ataque sorpresivo del Ku Klux Klan como lo pintan los medios irresponsables, que en este caso han sido casi todos.  Incluso el Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, comentó públicamente que se monitoreaba de cerca al departamento de policía de Ferguson, Missouri, y el mismo Presidente de la Republica, Barack Hussein Obama, se identifico públicamente con la familia del fallecido Michael Brown, muy temprano en el caso, mucho antes de que se finalizara las investigaciones al respecto.