Arrasaron con todo lo que pasó por su camino. Con todo! Aduanas, puertos, municipalidades, cada uno de los ministerios de gobierno, Secretarías, hospitales, compras de medicamentos, construcciones de carreteras. Todo, absolutamente todo, en lo que los funcionarios y testaferros del Partido Patriota (PP) han metido sus manos está impregnado de corrupción.

Por eso hoy día no es extraño ver, por ejemplo a Gustavo Martinez, el primer yerno de la Nación y Secretario Privado del presidente Otto Pérez Molina con una colección de caballos de pura raza de las más exclusivas de Guatemala. Además, adquirió propiedades por Q3.3 millones en el último año, a pesar de devengar un salario mensual de Q34 mil. En poco más de un año, compró un apartamento en Real La Villa, zona 10 y dos lotes en Antigua Guatemala

Roxana Baldetti no se queda atrás con sus extravagantes mansiones recién adquiridas durante su paso por la Vice Presidencia en Los Eucaliptos de Carretera el Salvador, otra más a en Tecpán con un valor de mercado de Q 25 millones y otros centros comerciales y fincas entre la que los peteneros no dejan de mencionar una recién adquirida donde la Vice Presidenta ha llevado a sus animales exóticos de colección. Extravagancias de nuevos ricos que ofenden en un país donde el 73 porciento de la población muere de hambre y carece de servicios básicos.

De ser una diputada con deudas hoy es una de las mujeres más prósperas del país.

Otro de los escándalos más recientes es la de Samantha, la ex esposa del abogado Vernon Gonzáles Portillo, del PP que se hizo millonaria.

Gonzáles fue detenido por tráfico de influencias y una revisión al expediente del litigio entre la empresa Tradeco y González Portillo demuestra que la pareja de ex esposos ha manejado fondos en común y que sus ingresos son muy superiores> a lo devengado por ambos como funcionarios públicos.

La historia de la fortuna acumulada en cuentas de Mejía Salguero y González Portillo empieza a dejar rastro en el litigio de Tradeco el 4 de enero de 2013, cuando Samantha Mejía Salguero abrió un certificado de depósito a plazo fijo por 17 millones 990 mil quetzales, según una investigación del diario digital Soy 502. En pocos meses el monto había ascendido a 50 millones de quetzales

La empresa mexicana Tradeco denunció en mayo 2013 a González Portillo, a quien acusó de retener dos cheques por más de 85 millones de quetzales que pertenecían a la empresa. Según los ejecutivos de Tradeco, González Portillo intentó apropiarse de los cheques y cobrarles el 10 por ciento de la suma total, es decir 8 millones 539 mil 694 quetzales, a lo que la empresa se negó.

Y por supuesto, no falta el escándalo del ex ministro de Salud Pública Jorge Villavicencio, luego de múltiples denuncias por supuestos actos de corrupción y una permanente crisis en la red hospitalaria especialmente por corrupción en la compra de medicamentos, sobrevaloración de compras y hasta contratos fantasmas.
Serían periódicos enteros los que tendríamos que llenar si enumeramos uno a uno los escándalos de desfalco y corrupción del PP. Pero lo cierto del caso es que toda esta voracidad de dinero y poder no ha pasado desapercibida para el Presidente Otto Pérez Molina, quien lo quiera exculpar se equivoca. El presidente ha sido coparticipe y ha tolerado y permitido toda esta corrupción. Especialmente de sus familiares y allegados. Por ello, llora sangre que un gobernante que pudo haber cambiado el rumbo de este país se haya embriagado con las mieles del poder y del dinero mal habido.

Hace pocos día un vecino de Mixco me comentaba, la furia e impotencia que sienten los pobladores al ver llegar al alcalde de Mixco, Otto Perez Leal a bordo de un lujoso Ferrari, ultimo modelo, mientras la población sucumbe en la miseria. Esto es solo una mínima parte de esa voracidad desmedida que arrasa y acaba con todo.

Termino mi editorial con esta frase de José María Vargas Vila, “La corrupción del alma es más vergonzosa que la del cuerpo.”

 

Lo invito a que me siga en Facebook: Sylvia Gereda Valenzuela

Twitter sgereda

Blog: sylviagereda.com