MadridEspaña | AFP |

Bartomeu explicó al juez Pablo Ruz que “en el fichaje del jugador Neymar Jr., Sandro Rosell, de acuerdo con su mejor conocimiento del mercado futbolístico brasileño, lideró, en nombre del Club, las negociaciones con el padre del jugador”, según un comunicado del club azulgrana.

Bartomeu, que declaró este viernes en Madrid como imputado por un supuesto delito fiscal en el fichaje de Neymar, afirmó que “no intervino en la negociación con el padre del jugador” y que, finalizada esta, “recibió los contratos preparados por el Club y los suscribió, sin advertir ningún área de riesgo fiscal”, según la misma fuente.

El juez Ruz investiga si Bartomeu pudo haber cometido un fraude por 2,8 millones de euros en el ejercicio del año 2014 por no pagar a la Hacienda pública los impuestos correspondientes a un pago de 5 millones al jugador brasileño relacionado con su fichaje en 2013.

El presidente del Barça, que declaró durante tres horas ante el juez, precisó que “la obligación tributaria nace en 2013, cuando se realizó el contrato”, aunque el pago de estos cinco millones se realizara en 2014, según fuentes presentes en el interrogatorio.

De esta manera, Bartomeu, que asumió el cargo en enero de 2014, descarga la responsabilidad sobre su predecesor, Sandro Rosell.

El expresidente del Barcelona también está imputado en este asunto y la fiscalía ya ha solicitado al juez que se le juzgue por un delito societario y dos delitos contra la hacienda pública.

 

– “Regularización voluntaria” –

 

No obstante, Bartomeu afirmó que los 2,8 millones que se tenían que haber pagado quedaron cubiertos en el pago de 13,5 millones de euros a la Hacienda pública española en concepto de “regularización voluntaria”, el 24 de febrero de 2014.

Bartomeu aseguró este viernes ante el juez que esta regularización fue aconsejada por el estudio que encargó “del conjunto de los contratos del fichaje, con instrucciones de máxima prudencia y riesgo cero”, una vez que estalló el caso Neymar.

El presidente azulgrana “dejó claro que tanto en su voluntad como en la del club no hubo nunca ánimo de defraudar la hacienda pública”, añadió el comunicado.

El juez Ruz, siguiendo la petición de la fiscalía, decidió el pasado día 3 imputar a Bartomeu, en el marco de la investigación sobre las supuestas irregularidades en el fichaje de Neymar.

El magistrado investiga si el precio del fichaje fue superior a los 57 millones de euros oficiales y pudo haber algún tipo de irregularidad fiscal.

 

– Ocultar el coste real –

 

Según la fiscalía, el coste real del fichaje “se estima en 82.743.485 euros” divididos en distintos contratos que sirvieron para su fichaje, pero se ocultaron con otros conceptos.

Debido a ello, el Barcelona dejó sin pagar como impuestos un total de 12,14 millones de euros, con lo que el coste total del jugador habría ascendido a 94,8 millones de euros, según la agencia tributaria española.

El fiscal insiste en que el expresidente Rosell ocultó las cifras reales del fichaje y que también “ideó la operación de tal manera que el Barcelona no tributara a la Hacienda Pública las remuneraciones” derivadas de esos contratos.

El traspaso de Neymar, que firmó con el Barça por cinco temporadas en mayo de 2013, originó un gran escándalo cuando un socio del club demandó a Rosell, que dimitió posteriormente por este caso, por “apropiación indebida” en el fichaje.

Tras la dimisión de Rosell el 23 de enero de 2014, la nueva dirección del club, encabezada por Bartomeu, reveló los detalles de la operación cifrando en 57,1 millones el precio del traspaso que se elevaba a 86,2 al sumar una serie de operaciones por conceptos varios firmadas en paralelo.