MadridEspaña | AFP |

“El conocimiento y la participación de Josep Maria Bartomeu en toda la operación relativa al fichaje de Neymar es más que evidente”, afirma el fiscal, acusando al club catalán de “una serie de actos encaminados a defraudar a la hacienda pública en todos los pagos relativos al fichaje de Neymar Jr”.

La fiscalía señala en particular un pago de 5 millones de euros a principios de 2014 a la empresa N&N, propiedad del padre del atacante brasileño. Perals estima que el Barça no pagó la totalidad de impuestos relativos a dicho pago, es decir 1,9 millones de euros.

Durante su comparecencia ante el juez Pablo Ruz a mediados de febrero, Bartomeu había negado todo delito y asegurado que su predecesor, Sandro Rosell, había negociado solo toda la operación.

Bartomeu recurrió su imputación y corresponde ahora al juez Ruz pronunciarse sobre estas cuestiones.

Las condiciones del fichaje de Neymar no dejan de complicar el día a día del club azulgrana en los últimos meses. El último sobresalto fue la imputación de Bartomeu el 3 de febrero.

En una decisión previa, la fiscalía había pedido también que se juzgue al club, en su calidad de persona moral, y a su expresidente Sadro Rosell, del que sospecha disimuló al fisco la cantidad real del traspaso de Neymar, estimado por el fiscal en al menos 82,7 millones de euros, y no los 57 millones que afirmó inicialmente el Barça.

Esta espada de Damocles judicial podría acabar dañando a Bartomeu, candidato a su propia sucesión en las elecciones a la presidencia del club previstas para el verano.