Líderes de Centroamérica y el Caribe se reunirán este miércoles en Washington en una cumbre organizada por el vicepresidente estadounidense Joe Biden, una iniciativa para impulsar fuentes de energía propias y limpias en la región, alternativa a la alicaída influencia de Venezuela.

Al evento asistieron una docena de jefes de gobierno y presidentes incluyendo los mandatarios de El Salvador, Guatemala y Honduras, vicepresidentes y otros funcionarios acudirán a la cumbre, que tendrá lugar en la sede del Departamento de Estado.

Durante la actividad, el Departamento de Estado presentará una guía que sugiere maneras de mejorar la infraestructura y las políticas energéticas, y ampliar la coordinación entre los países que integran las dos subregiones, históricamente asediadas por los vaivenes de los precios petroleros.

“La meta es cambiar la conversación de ‘dónde conseguimos el petróleo y cuánto costará’ al punto en que esa ya no sea la pregunta central (…) y cada país pueda encontrar su propia mezcla de recursos energéticos que lo haga menos vulnerable a los mercados petroleros”, dijo una funcionaria de la cancillería estadounidense.

El incremento de los precios de los combustibles en la última década aumentó la presión en muchos países de Centroamérica y el Caribe, quizás solo con la excepción de la petrolera Trinidad y Tobago, para hallar fuentes alternativas de energía.

Pero la cumbre deberá probar que aun con el desplome de los precios, la región puede dar el salto hacia una mayor independencia energética.

Muchos países “recibieron el mensaje de que, aunque los precios del petróleo suban y bajen, ahora es el momento de avanzar en tratar de diversificar las fuentes de energía y adoptar energías renovables limpias”, dijo otro funcionario del Departamento.

“Una de las cosas importantes es atraer las inversiones directas” para esos proyectos, agregó.

En ese sentido los 15 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) lanzarán una nueva plataforma regional (C-SERMS) para coordinar el financiamiento a proyectos de energía limpia.

Además de reuniones con Biden, los líderes tendrán también encuentros a puertas cerradas con empresas del sector y organismos financieros internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, representado por su presidente, el colombiano Luis Alberto Moreno.