El Juzgado Séptimo Penal decidió intervenir la empresa Aceros de Guatemala y ordenó el arraigo de tres socios mayoritarios informó el Superintendente de Administración Tributaria Juan Francisco Solórzano Foppa, por el caso de defraudación conocido como La Línea 2.

Los arraigados son el representante Pedro José Raúl Paiz Valdéz y los socios José Luis Gabriel Abularach y María Eugenia Valdez Gómez.

El Superintendente expresó que la cifra de defraudación por parte de Aceros de Guatemala asciende a más de Q500 millones, entre multas e intereses.

El Ministerio Público, la Procuraduría General de la Nación y la SAT, pidieron en audiencia al juez contralor que se decretara además, la intervención de la empresa como medida precautoria, expresó la Fiscal General Thelma Aldana.

Según el MP, no se ha nombrado un interventor, pero se espera que en los próximos días se designe. Dentro del equipo de intervención se contará con 15 auditores y dos abogados.

Otra empresa que será intervenida por supuesta evasión fiscal es Farmacias Galeno por Q5 millones entre multas e intereses. Solórzano Foppa no dio más detalles del caso ya que se encuentra en investigación.

Antecedentes

La empresa Aceros de Guatemala, con la ayuda de tres Puertos, usó la red de corrupción liderada por los sindicados Omar Franco Chacón, exjefe de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y Geovani Marroquín Navas ambos vinculados en el caso de defraudación aduanera “La Línea” para obtener la desestimación de tres querellas contra Aceros de Guatemala por Q255.612.266,82, según las autoridades.

El fin de la estructura era no sólo librar a Aceros de Guatemala del proceso penal, sino también limpiarle el récord ante la SAT para que dicha empresa pudiera hacer efectivos los cobros de devolución del crédito fiscal.