El proceso educativo tradicional no se adapta a la adquisición del aprendizaje necesario para el siglo veintiuno. ¿Cómo se relacionan las metodologías y filosofías de los ancianos y sus sucesores con la aplicación de la tecnología en el aula? ¿Cómo se puede sustentar que la tecnología es la herramienta por excelencia que se debe utilizar ahora? Es el conectivismo la respuesta?

Las competencias necesarias deben ser adquiridas a través de:

  • El descubrir desde la experiencia
  • Trabajar colaborativamente
  • Construir el conocimiento
  • Compartir con el mediador, aprender del par
  • El aprendizaje significativo por medio de las relaciones
  • Comparar y contrastar
  • Anclaje
  • Visión planetaria, vivir la experiencia

La tecnología desde la temprana edad afianza la facilidad de su utilización; los jóvenes gozan de destrezas innovadoras que exigirán una nueva metodología educativa. Y esta metodología se debe estructurar de manera constructiva, basándose en las experiencias anteriores, el conocimiento previo y experimentando con creatividad. No hay limites.

Para el final del 2014 se estimaba que hubiera tres mil millones de usuarios de Internet en el mundo. En los países en vías de desarrollo, una de cada tres personas está conectada, y las suscripciones a la red lleguen a 2300 millones de usuarios a nivel global. Los TIC están presentes en la cotidianidad de todas las personas.

La tecnología es la herramienta del siglo veintiuno que reúne los elementos necesarios para experimentar, preguntar, a solas o en grupo; comunicarse; pedir apoyo del mentor; dar sostén al que lo necesita; repetir el proceso que tenga errores descubriendo el mismo, y también observar los pasos del éxitos para afirmar el proceso de aprendizaje. Su implementación provee la oportunidad de adquirir las competencias necesarias para la vida globalizada.

En un estudio privado elaborado para Microsoft se concluyó que los egresados del nivel medio no necesariamente deben tener una educación especifica, sino dominar las destrezas de comunicación oral y escrita; deben poder resolver problemas; contar con destrezas organizacionales , tanto a nivel interpersonal como abstractos, poder ser analítico; ser o bilingüe o multilingüe; poder aprovechar al máximo el tiempo: poder trabajar en equipo, y ser ético. estas habilidades, en conjunto con otras, forman las

Destrezas del Siglo 21, que destacan

  • Poder resolver problemas: analizar, discernir, razonar
  • Comunicación efectiva
  • Trabajar colaborativamente
  • Ser flexible
  • Ser consciente de la responsabilidad global por el medio ambiente, y respetarlo
  • Ser investigador
  • Ser creativo
  • Aprender de los errores
  • Dominar las TIC

“Las políticas de informática educativa han contribuido a equilibrar las brechas digitales, posibilitando el acceso a los estudiantes de sectores sociales más postergados. Una meta importante es alfabetizar digitalmente a los docentes para que aprovechen la tecnología en los procesos de enseñanza.” UNESCO. Desafíos Numero 18. Derechos de la infancia en la era digital.

El uso de la tecnología en el aula no es una modalidad pasajera; es la herramienta que abrirá el mundo a las personas que no viajan, unirá a personas que no se conocen, planteará preguntas que antes no se podría responder, y provocará la necesaria creatividad para la innovación constante; apoya la construcción del conocimiento, otorgando los elementos de búsqueda a encontrar la respuesta a la inquietud personal.

Estudios de los requerimientos laborales han indicado que los alumnos que se gradúan inicialmente del nivel medio, necesitan estar preparados para el trabajo, no entrenados para el trabajo, distinción muy especifica para poder optar a un empleo con espacios de crecimiento, tanto de la persona como de la compañía.

Los empleos actuales exigen destrezas de, y gran facilidad en, la comunicación, tanto oral como escrita. Esta comunicación, poder iniciar y sostener una relación clara es vital. Se busca una relación de pares, con el debido respeto. Esta destreza no se aprende en una asignatura, ni del nivel medio, ni universitario, es una actitud transversal. Todo ser humano nace con la necesidad de comunicación; las herramientas de ella se aprende por medio del lenguaje, su empleo, el ejemplo y las experiencias de prueba y error.

La habilidad de resolver problemas es una destreza que se requiere en el futuro. Se regresa a la habilidad de discernir cuál es la esencia o del problema o de la necesidad, el poder de visualización de las posibilidades plausibles, con todos los aspectos positivos y negativos, para así optar por la mejor ruta, consciente de los posibles desenlaces, y como hubiese que enfrentarlos.

¿Cómo incorporar estas destrezas dentro de un currículo escolar? ¿Cómo definir dentro de las asignaturas la aprehensión de las destrezas del siglo veintiuno cuando se está “educando” con estructuras del siglo diecinueve y veinte? ¿Cómo saber que la persona promovida del nivel académico que fuese esté preparada con las herramientas necesarias para las exigencias de la vida? Y no solo la vida laboral, la vida pacifica dentro de las redes sociales de la vida? Redes sociales físicas y virtuales.

La educación debe apoyar el desarrollo integro del ser humano. Las destrezas suaves para la vida están implícitos en el proceso educativo; deben ser explícitos y visibles como meta del sistema educativa en su totalidad.

Las destrezas duras importan; es primordial tener una meta vital y puntual. Es importante reconocer la vocación personal y enfocarse hacia su profundización y profesionalización. El éxito de esa aplicación personal radica en la integración de las destrezas suaves aunadas a las destrezas duras, creando la infraestructura interna anclada al crecimiento personal.