Tanto el jefe del Ministerio Público, como el Procurador General de la Nación, son designados por el Presidente de la República, pero la diferencia es que el primero sale de una nómina de seis candidatos propuestos por una comisión de postulación, mientras que el segundo es nombrado “a dedo”.

El presidente Jimmy Morales ya informó que pide a la población que le mande propuestas y aseveró que con ello garantizará transparencia. Esto pese a que en marzo, durante el proceso para designar al representante del Ejecutivo en la Corte de Constitucionalidad, no se conocieron los expedientes.

La Constitución en el artículo 252 indica que el Procurador referido “será nombrado por el Presidente de la República quien podrá también removerlo por causa justificada debidamente establecida”, y que para ejercer ese cargo se necesita ser abogado colegiado y sus calidades corresponden a un magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

En la historia de los gobiernos recientes, el ex procurador Luis Rosales recordó que a él lo destituyó Óscar Berger; a su sucesor, Mario Gordillo, el expresidente Álvaro Colom y a Larry Robles, Otto Pérez Molina. Ese periodo lo culminó Vladimir Aguilar quien renunció para postularse a magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Para Rosales, los presidentes no entienden que el PGN es un abogado del Estado, no del Gobierno o del Presidente. “Muy aparte se da el caso de que existan causales, pero no debe ser preferencias políticas”, remarcó.

Agregó que la forma de proponer al Procurador es una elección libre del presidente y que no es necesario que exista una Comisión de Postulación. “El sistema tampoco ha demostrado que sea infalible, tiene que ver con la responsabilidad de parte del Presidente”, dijo.

Termina  la era Villagrán

Pérez Molina designó a María Eugenia Villagrán a cargo de la PGN, pero la funcionaria renunció el jueves de la semana pasada y argumentó amenazas en su contra; sin embargo, con antelación se supo de diferencias entre ella y el mandatario.

Villagrán se desempeñó con anterioridad como presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), fue subsecretaria de la CSJ y jueza segunda de Primera Instancia del Ramo Civil. Es hija del exvicepresidente Francisco Villagrán Kramer.

Durante una intervención en Emisoras Unidas la mañana de este martes, la Procuradora explicó que ve con preocupación que el presidente Morales se haya reunido con empresarios de la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) porque ella no estuvo presente.

“Es preocupante porque cuando una persona tiene un abogado se encarga del caso, el abogado debe estar en las reuniones”, comentó.