Personeros de la empresa El Correo, concesionaria de los servicios postales en Guatemala, se presentaron este miércoles a la Dirección General de Correos y Telégrafos (DGCT) para “entregar las llaves de la operación”, ya que no pueden seguir funcionando, luego de que el Congreso no aprobara la extensión, por cinco años más, del contrato suscrito entre la compañía y el Gobierno, en 2003.

Sin embargo, por ser este un servicio esencial, y que Guatemala es parte de la Unión Postal Universal, pero sobre todo, porque el convenio lo establece y la Ley de Contrataciones del Estado lo regula, El Correo no puede tomar una decisión así, a la ligera, expresó Óscar Navarro, asesor jurídico de la (DGCT).

Para dar por terminada la relación, la normativa establece que la empresa debe enviar una solicitud de revertimiento para realizar todo el traslado de funciones, lo cual no es un simple proceso, agregó el abogado.

Por su lado, la firma privada emitió un comunicado de Prensa por medio del cual da por hecho que ya entregó la responsabilidad al Gobierno.

Navarro comentó que este miércoles los recibieron y escucharon sus planteamientos, entre los cuales figuran que ya despidieron a los empleados, pero la Dirección les insistió en su proceder no es el establecido.

Por ello, agrega que la DGCT verificará que no se interrumpa el servicio porque la empresa podría ser procesada, por lo cual esperan que siga la operación hasta que se cumpla con el proceso de revertimiento.

El contrato con El Correo cobró vigencia el 31 mayo de 2004 y venció el 30 de mayo de 2014. En ese año se suscribió una ampliación de cinco años, pero el 27 de abril pasado, se improbó la prórroga por parte del Congreso de la República.

 Comunicado El Correo