Un grupo de pobladores la aldea El Carmen Chitatul, en Santa Cruz del Quiché, retuvo y amarró a un niño de 10 años, a quien acusaban de robar cinco gallos en una granja de la localidad.

Marta García, propietaria del terreno donde fueron robados los animales, dijo que junto al menor habían otras dos personas que lo acompañaban, pero cuando notaron que habían sido descubiertos, corrieron, pero el menor no pudo escapar.

Así que fue amarrado a un trozo de madera, mientras contactaban a los familiares para que pagaran por las aves robadas. Agentes de la Policía Nacional Civil llegaron al lugar, pero los vecinos pidieron que se solucionara el problema sin su intervención.

El niño confesó que su mamá lo mandó a robar los pollos para venderlos en el mercado de Santa Cruz del Quiché.  Después de un tiempo, la progenitora acudió al lugar y se comprometió a pagar el costo de las aves.

Foto e información: Knal 4 Quiché

También puedes leer: