En menos de dos días este número pasó de ser una simple cifra trivial a convertirse en la muestra perfecta de nuestra sociedad.

Un error evidentemente lo puede cometer cualquiera, seguro. (Aunque claro este solo debe agregarse a la larga lista de errores como “Alemany”) Pero que la equivocación de una persona desnude por completo a una sociedad es lo preocupante.

Denota los niveles de educación que tenemos en el país. Una muchacha que evidentemente cursó la primaria (probablemente, casi seguro, en una institución privada) y ahora es universitaria, pero no puede realizar una simple suma de tres dígitos es señal de que algo está mal. Porque como dicen “Lo que bien se aprende nunca se olvida.” O es que solo se le pone atención en los centros educativos a la memorización. Como decía, precisamente, mi maestra de matemáticas: “El aprendiMIENTO” disque aprendo y miento porque solo memoricé.

Después de eso podemos notar el nivel de diversión o distracción que quieren darnos. Porque es para eso que existe este programa, para entretener y distraer a las personas. Sin embargo, considero personalmente, que cada elemento de los medios de comunicación debe dejarle algo a la sociedad a la que llega, hacerlo aprender o motivar algo en ellos. ¿Esto nos motiva a algo positivo? ¿Nos motivara a través de algo bueno?

Y ahora llega el momento del ingenio guatemalteco, que gracias a la tecnología varias empresas hicieron mención a este hecho para conseguir por un momento al menos la atención de las personas. ¡Qué bien saben los publicitas a que cosas si les prestamos atención! Desde ábacos hasta helados mencionaron el hecho.

De este incidente se puede aprender, se debe aprender. Nos toca darle la importancia, a toda edad, que merece a la educación. Comprender que muchas cosas pasan, pero ella no. Luego aprender a no distraernos tan fácil pues es sabido que muchas personas corruptas aprovechan este tipo de momentos para poner en marcha sus planes. Si no me cree deténgase a pensar un momento en qué pasó en pleno mundial del 2014. Y luego que la chispa de los guatemaltecos de una manera u otra siempre está presente en cualquier hecho, hay que usarla para el bien del país, todos juntos por una misma meta, por el mismo sueño que es sacar adelante este país. Ya sabe, debemos de aprender, de no distraernos y a sacar el ingenio.