Las fuertes lluvias que se registraron el viernes pasado evidenció el problema que registra la ciudad de Villa Nueva por la cantidad de basura que se acumula. Diariamente se recogen 65 toneladas, de las cuales 35 corresponden  a desechos sólidos que son retirados de drenajes, cunetas y zanjones y 30 toneladas de las calles.

“Uno de los mayores que afronta el municipio es que las personas lanzan la basura, lo cual provoca el colapso de los tragantes. Ha sido increíble pues hemos encontrado sofás-camas, colchonetas, llantas y hasta ripio” describió Edgar De León, director de aguas de la Municipalidad de Villa Nueva.

Mucha de la basura es tirada al barranco del Zope, en San Lucas Sacatepéquez el cual baja al recolector principal. La preocupación de la comuna es que en algún momento pueda colapsar la propia CA-9.

“Se ha tratado de controlar el problema, se limpian diariamente los tragantes pero 24 horas las calles están llenas de basura. Así que hoy nuevamente hacemos un llamado a los vecinos para que no tiren basura” dice el alcalde Edwin Escobar.

 

También puedes leer: