El impacto de la no entrada de energía renovable se materializa con un aumento del precio del servicio que es pagado por todos los usuaios y un aumento en la emisión de gases efecto invernadero, según un informe presentado por la Central American Business Intelligence (CABI), junto con la Asociación de Generadores con Energía Renovable (AGER).

El informe “Impacto Socio-económico a Nivel Nacional de la Ingobernabilidad y Oposición Sistemática a la Generación Eléctrica Renovable 2015-2030”, cuantificó los beneficios que generan al país las inversiones en energía renovable, además de las pérdidas que el país sufre si este tipo de energías no entran en funcionamiento. Este rezago, según CABI, es producto de la conflictividad social o cualquier otro motivo que desalienta la inversión.

Cifras de impacto

El informe registró varios hallazgos, como por ejemplo que la demanda energética per cápita se duplicará en los próximos 15 años y que el país está lejos de resolver el problema de generación.

Agrega que el crecimiento de la demanda viene por dos grandes razones: el incremento del PIB del país y el proceso de urbanización que atraviesa Guatemala, lo cual causará que el consumo per cápita actual alcance al promedio de Centroamérica en los próximos 15 años. El país tiene el segundo nivel de consumo per cápita más bajo de América Latina, expresa el informe.

Según el comunicado, cualquier evento que no permita la entrada en funcionamiento de una planta de generación (asumamos una planta de 100 MGW) energética, ocasionará daños económicos en el país en las siguientes magnitudes para el periodo que termina en 2030.

Unas de las cifras que impacta son los Q7,800 millones en pérdidas a negocios, empresas, familias y el Estado, acumuladas en 15 años. La no generación de cerca de 65 mil empleos en ese período, producto de menor consumo e inversión, lo que equivale a un impacto acumulado del 1% del PIB.

El Estado dejará de percibir cerca de Q835 millones en impuestos en estos 15 años de análisis. Las emisiones de CO2 aumentan en 145 mil TM por año, es decir, un acumulado de 2.2 millones de Toneladas Métricas adicionales de CO2 en el medio ambiente.

Urgente implementar recurso energético

La Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), es un ente técnico, confiable e independiente que ha visualizado la necesidad de atender la creciente demanda futura del país.

Se comprueba en el estudio que aquellos lugares donde hay potencial renovable, la ausencia del Estado es prácticamente total. Sin acceso a educación, salud y electrificación, las comunidades siguen excluidas del desarrollo. Sus demandas en éste sentido son legítimas, por lo tanto es necesario que una porción de los impuestos tributados en dichas localidades se queden para el beneficio de las comunidades.

Existe una oposición sistémica no legítima contra el movimiento desarrollista. Esta oposición es creciente y liderada por ONG´s con agendas específicas que utilizan la desinformación para provocar a la población, indica el estudio.