El presidente Jimmy Morales le solicitó a los gobernadores departamentales que “aprendan a trabajar con los diputados”. Afirmó: “No se dejen poner de rodillas, ustedes tienen una función, ellos tienen otra función”, describió el mandatario, quien exhortó a sus representantes en cada departamento a trabajar a favor de sus comunidades.

Agregó que transmitieron lineamientos a los ministros para apoyar los proyectos. Con anterioridad, estas directrices procedían de manera no oficial por parte de los diputados al Congreso y tras conocerse presiones, a puerta cerrada contra los gobernadores, se inició un estira y encoge entre Parlamento y el Ejecutivo.

Incluso, el Legislativo aprobó una ley que establece prisión para los funcionarios que no acudan a las citaciones, situación que Morales vetó, pero el Congreso ordenó su sanción y publicación en el Diario Oficial.

“Todo precisa. Pero vamos hacer las cosas bien, con transparencia, como ofrecimos y nos comprometimos desde un inicio: cero tolerancia a la corrupción”, citó la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) como declaraciones del Presidente.

Otro tema que se discutió, fue las peticiones para evitar el retiro del derecho de antejuicio del que gozan los jefes ediles, aspecto que refrendó el mandatario, para evitar que señalamientos sin fundamento perjudiquen su independencia.

“Sólo el ministro de Salud, Alfonso Cabrera, ha recibido 120 citaciones al Congreso y eso genera problemas para ejercer el trabajo que la población demanda”, informó.

En el evento, el gobernante estuvo acompañado de los ministros de Gobernación y Agricultura, Francisco Rivas y Mario Méndez respectivamente así como el director de la Policía Nacional Civil (PNC) Nery Ramos.