De los grandes retos y desafíos que enfrenta Guatemala, está el desarrollo humano integral de la familia, base de la sociedad, – ingresos económicos alimentación, vivienda, educación, seguridad, etc.-
El 31 de agosto, los columnistas de República.GT fuimos invitados por FUNDESA, a un almuerzo previo a la presentación oficial en ENADE 2016 del proyecto Acortemos la Distancia al Desarrollo, Promoviendo ciudades intermedias.
“Las ciudades intermedias son lugres propicios para el desarrollo. Son centros con cierto grado de especialización de servicios y con zonas de influencia más reducidas con respecto al área metropolitana. Son nodos vinculados mediante redes de infraestructura y facilidad para conectar a otros puntos a nivel local, regional y nacional.” FUNDESA.
Este precioso proyecto, nacido en el seno del sector productivo del país, será presentado al Gobierno y demás sectores en octubre próximo, pues para desarrollarlo es necesaria e indispensable la participación público-privada. Y no es que FUNDESA esté inventando el agua azucarada; ya nuestra Constitución Política de 1985 contiene normas explícitas sobre las políticas públicas para el desarrollo descentralizado, a saber, el artículo 119 establece que “son obligaciones fundamentales del Estado: a) promover el desarrollo económico de la Nación, estimulando la a iniciativa en actividades agrícolas, pecuarias, industriales, turísticas y de otra naturaleza; b) Promover en forma sistemática la descentralización económica administrativa, para lograr un adecuado desarrollo regional del país…”
También son obligaciones del Estado, según la Constitución, velar por la elevación del nivel de vida de todos los habitantes del país, procurando el bienestar de la familia; proteger la formación de capital, el ahorro y la inversión; mantener dentro de la política económica, una relación congruente entre el gasto público y la producción nacional ¡OJO señor Gobierno!; y crear las condiciones adecuadas para promover la inversión de capitales nacionales y extranjeros.
En la actividad de FUNDESA se nos informó que para lograr un desarrollo adecuado, que saque de la pobreza a la mayoría de la población sumida en la misma, es necesario un crecimiento económico sostenido arriba del 6% anual. Pero en la era democrática no hemos pasado del 4.52%, alcanzado durante el gobierno de Oscar Berger.
Importante resaltar que el 50% de la población guatemalteca es urbana. Dejamos de ser un país eminentemente agrícola. La población joven que está entrando en edad productiva, necesita trabajo. Se estima que somos más de 7 millones de personas en edad de trabajar. Toda esa población de los “Milenials” que pronto tendrá que asumir su responsabilidad y producir, necesita oportunidades laborales y de emprendimiento. Triste es ver que gran parte de los milenials –antisistema- se consideran y se han declarado socialistas, y por ende, víctimas y no líderes de sus vidas, pero eso ya es otra historia. Si hay oportunidades de trabajo, creo que cambiarán su forma de pensar.
Un dato interesante, para el desarrollo de las ciudades intermedias, es que el crecimiento de empleo potencial, depende 75% de nuevas exportaciones. Una acción importante es enfocarse prioritariamente en los “clústers” que más empleo generan en Guatemala, como por ejemplo: Frutas y vegetales, forestal, muebles, papel y hule, alimentos procesados, bebidas, textiles, metalmecánica, manufactura ligera, turismo, servicios de salud, Tic´s, transporte y logística y como no, construcción.
En palabras exactas de FUNDESA: “La descentralización, a esta escala, permite una mejor comprensión de la forma y el medio sobre los cuales desarrollar proyectos y realizar acciones más acordes con las necesidades de la población. Por su escala, regularmente son más homogéneas en cuanto a la diversidad étnica y/o cultural. La población tiene una mayor identidad y vínculo con su historia y evolución. Finalmente las ciudades intermedias no tienen los problemas propios del área metropolitana, lo que las convierte en modelos a seguir por su potencial de sostenibilidad, desarrollo social y económico.”
Lo anterior está en concordancia con la Constitución Política de la República, que en su artículo -División administrativa- establece que la administración será descentralizada y se establecerán regiones de desarrollo con criterios económicos, sociales y culturales que podrán estar constituidos por uno o más departamentos para dar un impulso racionalizado al desarrollo integral del país. Incluso, la administración del sistema educativo deberá ser descentralizada y regionalizada. Artículo 76 constitucional. ¿Les suena algo sobre eliminar el Ministerio de Educación y por ende sus perversos sindicatos, siendo impartida la educación por alianzas público-privadas a nivel municipal? Para reflexionar.
El proyecto ya ha identificado 10 nodos para desarrollar: El Nodo Regional de Los Altos, De Cobán, Guatemágica, Metrópoli de Oriente, Huehuetenango, Puerto Barrios, San José, Antigua, Petén y el área metropolitana.
La inversión para los próximos 15 años asciende a $6000 millones de dólares. Entre un 8 y un 10% del PIB. ¿De dónde vendrían los fondos? Se espera que en su mayoría de inversión extranjera directa, del sector privado guatemalteco, de alianzas público-privadas y del Estado. Personalmente opino que mientras menos meta las manos el gobierno, mejor. Los gobiernos suelen ser los reyes midas del excremento, casi todo lo que tocan lo hacen ya saben que.
Desde luego, para el éxito del proyecto, es necesario un programa anticorrupción creíble a la población e inversionistas, que se abra el camino en el Congreso y Ejecutivo para una eficiente viabilidad política del mismo y ante todo, tener un PLAN, y seguirlo estrictamente, tanto por el presente y siguientes gobiernos, como una política vital a largo plazo.