Delincuentes como contrabandistas de madera, narcotraficantes y grupos dedicados a invadir propiedad privada, reinan a sus anchas en Izabal, sobre todo en el área de El Estor, además en otros municipios de Alta Verapaz que forman parte del área conocida como Valle del Polochic.

El agente herido de bala.

Tras varios llamados públicos para que la Policía Nacional Civil (PNC) tome el control, implante orden y devuelva la tranquilidad para el desarrollo normal de las comunidades, inversionistas y otras instituciones, por fin se intentó efectuar desalojos con orden y presencia de la autoridad judicial, además de entidades de derechos humanos, pero lejos de lograr su cometido, fueron recibidos a balazos y con armas de alto poder.

El hecho más reciente ocurrió el 26 de octubre de 2016 en la finca El Murciélago. Los agentes intentaron el desalojo sin armas, pero fueron atacados. Un policía fue herido de bala y otro con una piedra.

[quote_center]El operativo se suspendió por temor y para evitar una tragedia, y tras salir la autoridad, de nuevo los terrenos fueron ocupados por los criminales.[/quote_center]

El siguiente video muestra los momentos en los cuales los agentes arriesgan su vida y se capta a los criminales disparar sin ninguna consideración.

Siguen las violaciones a la ley

Otra acción de parte de la PNC fue realizar patrullajes para contrarrestar y prevenir delitos como contrabando de maderas preciosas y narcotráfico, pero de nuevo fueron agredidos, esta vez fueron seis los agentes golpeados, despojados de sus armas y equipos, además de causar destrozos a la patrulla.

Nery Ramos asegura que la PNC ya identificó a los criminales.

El 12 de enero de 2017, elementos de la División de Protección a la Naturaleza (Diprona), detuvieron a un hombre que transportaba madera de rosul, una especie protegida, pero cuando lo conducían, fueron copados por unas cien personas que los atacaron, maniataron y dejaron abandonados entre los matorrales.

Además, liberaron al detenido y se llevaron la madera. Un día después, la PNC intervino con más agentes para recuperar lo robado y efectuar capturas, pero las instituciones de derechos humanos mediaron porque consideraron que podría darse un enfrentamiento con saldo trágico.

Esta vez los responsables también son criminales que se aprovechan de la ignorancia y necesidades de los campesinos. Se considera fue fueron invasores del área. El suceso ocurrió  “a 500 metros de la entrada de la aldea Nueva Esperanza, cerca de la finca El Murciélago”, asegura la PNC.

De acuerdo con el director general de la Policía, Nery Ramos, ya identificaron a los responsables y están por realizar los allanamientos y detenciones porque los delitos se cometieron y las denuncias se presentaron en el Ministerio Público.

Cámara del Agro exige pronta acción

Los afectados por estos hechos criminales, como la Cámara del Agro, “exigen” al Ministerio Público que agilice los procesos para capturar a los criminales que roban, invaden, agreden y atentan contra la vida de los agentes de la PNC.

Se intentó obtener la opinión de la jefa del MP, Thelma Aldana y del ministro de Gobernación, Francisco Rivas, pero no respondieron las llamadas a sus celulares.

También puedes leer:

d