La pimienta resulta básica en variedad de platillos. Pero, ¿qué hace a la pimienta irremplazable en la cocina? Es la combinación perfecta con la sal para dar sabor y condimentar sutilmente a los alimentos.

Es tan común, leer en una receta: “condimentar con pimienta recién molida” como señal  que indica que el plato tendrá el elemento primordial para que sea apreciado en sus sabores y finalmente, “rectificar la sazón” será sobre entendido por el cocinero como dar el visto bueno a su creación y comprobar su nivel de sal y pimienta.

Entonces, la pimienta, es uno de los condimentos más empleados en la cocina, brinda la posibilidad de aportar sabor  y asimismo, bajar el nivel de sal en las comidas.

Más que una pimienta,  existen variedad de las mismas. La pimienta negra, la variedad más  aromática y picante, se obtiene al secar las bayas cuando aún están verdes; las que lucirán en breve negras y arrugadas.  Su uso es extenso, casi en cualquier comida,  en salsas  o vinagretas.

La pimienta verde,  más afrutada y menos picante, es recogida antes de su maduración. Se consigue seca, en vinagre o salmuera. Este tipo de pimienta combina bien con  salsas, escabeches o carnes rojas o en los postres afrutados  para dar un gusto picante.

La pimienta blanca ofrece un gusto más suave. Se obtiene al conserva las bayas rojas y maduras en salmuera hasta lograr que la pulpa se desprenda de la semilla blanca del fruto y finalmente son secadas.  Su uso es apreciado en salsas claras, pescados o aves, donde además, lucirá bien  estéticamente hablando ya que pasará visualmente inadvertida.

Se conocen  también otros tipos de pimienta que no pertenecen a  la familia del pimentero. La pimienta roja es utilizada por su gusto altamente aromático y menos picante, la pimienta de Sechuan es aromática con un gusto a madera ligeramente anisado y cítrico  que va bien con las carnes o aves asadas. La pimienta de Jamaica o gorda, igualmente conocida como allspice, brinda notas combinadas con clavo de olor.  Sus usos van desde embutidos, carnes o postres, entre otros.

Los aromas de la pimienta se perciben mejor cuando están recién molidos, mientras que al estar pulverizados o molidos con antelación, perderán sus aromas y mostrarán únicamente  su picor.  Para apreciar los aromas a madera, se suele   tostar  ligeramente los granos antes de ser molidos.

Por tanto, resultan valiosos los molinos especiales para moler la pimienta en la justa cantidad y momento antes de ser incluida en la preparación.  El molino se graduará para que resulte un molido  fino o grueso.

Finalmente, la pimienta será apreciada siempre y cuando sea utilizada en su justa medida para que resulte agradable al paladar.

Les comparto la receta de una vinagreta de remolacha.

Ingredientes

¼ taza de remolacha

1 cucharada de chile pimiento verde

1 rama de  hierbabuena

2 cucharadas de vinagre de sidra

Sal y  pimienta al gusto

4 cucharadas  aceite de oliva extra virgen

Preparación

Se mezcla la remolacha previamente cocinada  y cortada en cubos muy pequeños, con el chile pimiento  y la hierba buena finamente picados, el vinagre,  la sal y la pimienta al gusto.

Al estar todo bien incorporado, agregar  el aceite.