El Gobierno de Estados Unidos, a través de su embajada acreditada en el país, entregó un aporte de US$7.5 millones con el propósito de fortalecer la labor de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en la capital y la sede en Quetzaltenango.

En el acto participaron: el embajador de Estados Unidos, Todd Robinson; la Fiscal General de la República, Thelma Aldana; El jefe de la CICIG, Iván Velásquez, y la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala, Rebeca Arias.

Robinson destacó que la corrupción es uno de los mayores desafíos que enfrentan los guatemaltecos. “La corrupción mata, obstaculiza a las instituciones, debilita el Estado de Derecho, perjudica el trabajo y las inversiones que los guatemaltecos realizan para garantizar su futuro”.

Al mismo tiempo que valoró los esfuerzos del Comisionado, al frente de la CICIG, y de la Fiscal General por los resultados positivos en contra de la impunidad y la corrupción, lo cual ha fortalecido el Estado de Derecho en Guatemala. Explicó que la suma aportada por el gobierno estadounidense será de US$5 millones para la CICIG, y US$2.5 millones serán destinados para la oficina ubicada en Quetzaltenango.

“Aunque hay cambios en el Gobierno de Estados Unidos seguimos comprometidos en la lucha contra la corrupción”, enfatizó.  En su intervención, el Comisionado destacó que el respaldo del gobierno de los Estados Unidos ha sido fundamental porque ha permitido desarrollar de manera adecuada las acciones de la CICIG, lo cual contribuye con el pueblo y el Gobierno de Guatemala en la consolidación de sus instituciones, especialmente de su sistema de justicia.

Destacó la importancia de la cooperación internacional, principalmente de los Estados Unidos, “Es una parte de nuestra actividad que está estrechamente vinculada, porque de nada sirve que se realicen investigaciones fuertes, sólidas, profundas sin un sistema de justicia independiente, sin jueces y sin magistrados realmente independientes, ajenos a las influencias que se ejercen”, aseveró.

Por su parte la Fiscal General, Thelma Aldana, recordó que tanto el Ministerio Público y la CICIG han realizado esfuerzos para luchar contra la impunidad y la criminalidad, y que se ha avanzado en investigaciones importantes para desarticular a las estructuras criminales.

“Con este trabajo se ha contribuido al movimiento reformista que inició desde abril del 2015. Este movimiento se mantiene y necesita instituciones sólidas, requiere de investigaciones objetivas y transparentes, y esa es nuestra misión y de la CICIG” dijo.

Además Aldan aseguró que con el trabajo de CICIG y MP han “contribuido a despertar la conciencia ciudadana, a comprender que la justicia es un eje fundamental en una democracia, y Guatemala tiene una incipiente democracia, por lo cual estamos obligados a fortalecerla con nuestro trabajo transparente y objetivo”, manifestó.

Entre tanto la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala, Rebeca Arias, resaltó que en la lucha contra la corrupción todos deben estar comprometidos. La corrupción tiene impactos muy negativos en el desarrollo de los países y atenta contra el Estado de Derecho y el desarrollo sostenible de las naciones.

“Estamos conscientes que estas contribuciones son fundamentales para que la CICIG proporcione todo el soporte al trabajo de investigación y desarticulación de cuerpos clandestinos dentro de la estructura del Estado, y que junto al Ministerio Público avancen para presentar casos sólidos ante los tribunales de justicia. También se valora altamente el respaldo del Gobierno y del pueblo estadounidense para que Guatemala avance en la erradicación de la corrupción y la impunidad”, expresó.