La defensa de Samuel Evarado Morales y de José Manuel Morales Marroquín, hermano e hijo del presidente Jimmy Morales, respectevamente, se presentaron este lunes al Juzgado Sexto de Instancia Penal, para apelar la decisión de prisión preventiva dictada en su contra por su posible participación en el caso de corrupción denominado Botín Registro de la Propiedad.

De acuerdo con la defensa los hechos imputados por el Ministerio Público (MP), no ameritan prisión preventiva por lo que el expediente será traslado a la Sala Tercera de Apelaciones, la cual determinará si es posible otorgar medidas sustitutivas de arresto domiciliar para los señalados de fraude.

El viernes último la jueza Silvia de León resolvió ligar a proceso penal tanto al hermano como el hijo del mandatario así como Mario Orellana por el delito de fraude. La Jueza decidió eliminar el delito de lavado de dinero falta de merito, resolución que fue impugnada por el MP al considerar que si existió dicho delito.

Según las investigaciones del MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), del 5 de noviembre al 9 de diciembre del 2013, el Registro de la Propiedad contrató tres eventos; dos por dotación de alimentos y uno por la compra de canastas navideñas lo que significó un gasto de Q269, 933.00.  Sin embargo las actividades no se llevaron a cabo y lo obsequios se obtuvieron mediante un proceso con irregularidades, según la pesquisa.

El MP indica que en las tres actividades participaron autoridades de mandos medios del Registro General de la Propiedad. Según el ente investigador los hechos eran conocidos y tenían el consentimiento de las autoridades superiores, que sabían que dichas actividades no se realizarían y que en la compra de las canastas navideñas no se siguieron los pasos que dicta la ley.