Mañana viernes unos cinco mil abogados elegirán a sus directivos. Aunque el proceso no despierta interés en la ciudadania en general, no quiere decir que no sea importante. Este gremio sabe que su voz es clave para la elección de funcionarios en el sistema de justicia.

Cada dos años, el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), convoca a sus casi 30 mil agremiados, aunque solo un pequeño porcentaje atiende el llamado. Esta ocasión, ocho planillas compiten por un puesto en la directiva. ¿La razón? el poder de incidencia en las comisiones de postulación.

Los puestos son ad honorem

“El Colegio tiene mucho que decir en elecciones, por ello es importante que los candidatos sean idóneos y tengan reconocida honorabilidad”, declara Eleonora Muralles, directora de la organización Familiares y Amigos Contra la Delincuencia y el Secuestro.

En las últimas elecciones, la victoria fue para quienes ofrecieron mejores incentivos (comida, viajes, premios) y contaban con un apadrinamiento. El nombre del supuesto mayor influyente es Roberto López Villatoro, más conocido como El Rey del Tenis, a quien consideran que estee año volverá influir.

“Sigue con bastante influencia”, asegura la diputada Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala.

Si los aspirantes no logran mayoría más uno, se convocará a una segunda ronda el 10 de febrero.

Pero no solo López está detrás de algunas planillas. Se asegura que la planilla 1, liderada por Ovidio Orellana, cuenta con el aval del exrector de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Estuardo Gálvez.

Otros intentan darle otra lectura. Carmen Aída Ibarra, del Movimiento Projusticia, por ejemplo, considera que la coyuntura puede dar un nuevo giro y plantea dos escenarios: uno que los abogados se sientan incentivados y acudan a votar para elegir nuevos rostros o bien, opten por alejarse. Este panorama hace difícil establecer quiénes tienen mayores posibilidades.

¿Qué proponen?

Algunos aspirantes saben que no pueden competir con otros que recurren a costosas campañas.  Pese a ello, esperan que los agremiados valoren más las propuestas de trabajo. Erwin Lobos, de la Planilla 6 ha buscado ganar simpatía enviando por correo sus propuestas y tratando de tener presencia en las calles.

“No puedo competir con esas campañas que gastan miles de quetzales. Espero que los abogados se den cuenta que somos una planilla sin señalamientos y que buscamos la institucionalidad del colegio”. Lobos fue candidato a la vicepresidencia en 2007 con Eduardo Suger.

El presidente del CANG participará en la postuladora para designar al titular del Ministerio Público.

Una aspirante que regresa a la vida política es Raquel Blandón, quien fue compañera de fórmula de Manuel Baldizón en las elección de 2011. La abogada busca ocupar un puesto en la junta directiva y promueve en su plan de trabajo una residencia de retiro para los juristas.

Otro candidato es Ludwing Ovalle, de la Planilla 2, quien busca por segunda ocasión presidir el Colegio. Se comenta que en la elección anterior tuvo apoyo de López Villatoro. Como candidato para el Tribunal de Honor de esta planilla, figura Roaldo Chávez, hermano del exdiputado de Libertad Democrática Renovada (LIDER), Luis Chávez.

Alejandro Balsells es otro candidato y participa con la planilla Alternativa Independiente.

En conclusión, los ocho aspirantes prometen modernización y transparencia en todas sus acciones al frente de la instancia, pero será reto de la ciudadanía mantenerse atenta de sus actuaciones cuando deban postular, entre otros, a candidatos a dirigir el Ministerio Público e integrar la Corte Suprema de Justicia y Salas de Apelaciones.