Guatemala ocupa el cuarto lugar en el mundo con mayor vulnerabilidad frente a los desastres naturales, derivado de unos 10 mil puntos de riesgo en todo el teritorio, áreas que van en aumento por la falta de supervisión en las construcciones.

Por ello, la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), la Asociación Guatemalteca de Ingeniería Estructural y Sísmica (ICCG), el Instituto del Cemento y del Concreto de Guatemala (ICCG) y la Gremial de Bloqueros Industriales (Greblock), de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), se muestran preocupados por la “alta vulnerabilidad” de las familias y presentarán un proyecto de ley con el objetivo de establecer una normativa para reducir daños por posibles enventos sísmicos.

Las entidades promueven el Código de Construcción que establece la importancia de “edificar bajo normativas técnicas de diseño, construcción, supervisión de materiales y capacitación”.

En Guatemala se identifican unos 10 mil puntos de riesgo.

Para José González-Campo, presidente de CGC, “el déficit habitacional es un tema preocupante, pues incrementa de manera considerable la construcción informal y empírica en el país”.

“Es necesario implementar normativas para seguir métodos y manuales técnicos para la construcción general, capacitar al personal, utilizar materiales debidamente certificados y supervisar toda licencia de construcción autorizada”, enfatiza.

Un marco legal necesario

Mientras tanto, Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria, enfatiza que “cerca de 400 mil personas viven en zonas de peligro dentro de la capital, por ello es de suma importancia promover acciones para disminuir la vulnerabilidad del país”

Los representantes de las instituciones esperan que al presentar el proyecto de ley para crear el Código de Construcción, exista prudencia al revisarlo y se apruebe, porque es urgente para el país, ya que se ve como solución para reducir la vulnerabilidad”.