Cuando veo la cantidad de extorsiones, asesinatos y casos de fraude donde los acusados siguen impunemente libres me cuestiono fuertemente nuestro sistema de justicia. Cuando veo también la cantidad de personas esperando un juicio que nunca llega me vuelvo a cuestionar nuestro sistema de Justicia. Cuando finalmente veo casos donde el acusado, siendo inocente, estuvo en la cárcel por mucho tiempo esperando un juicio y sale libre porque finalmente no había pruebas que le condenaran me cuestiono aún más nuestro sistema de Justicia. Y cuando veo casos como el del hijo y del hermano del presidente pienso que la Justicia en este país se usa a veces para extorsionar o chantajear a personas buenas que durante algún momento tienen cierto poder en sus manos para mover cosas a favor de los chantajistas.

Que lejos estamos aún de un verdadero Estado de Derecho. Es desesperante ver como el tiempo pasa y las cosas parecen alinearse a grupos de interés que están copando nuestro sistema frágil de Justicia. Probablemente estoy siendo muy duro con este sistema pero es lo que veo y siento desde hace algunos años. Me preocupa también que ahora, con justificación a lo defectuoso del sistema, se vaya a reformar en forma sesgada metiendo conceptos que no tienen nada que ver con la Justicia. El interés de los grupos de izquierda y de la comunidad internacional sobre temas que se alejan de la igualdad ante la ley como la parte que incluyen en las reformas en relación al derecho indígena o bien la injerencia que pueda causarse el traslape de un organismo en otro rompiendo la división de poderes es de temer.

Hace años he estado escribiendo sobre la necesidad de hacer mejoras a la Constitución en cuanto al sistema de Justicia. Ese era uno de los puntos medulares de ProReforma y justo en ese punto había acuerdo entre gente honestamente intelectual independientemente de su ideología. Pero cuando veo lo que ocurre en nuestro país donde los grupos de presión quieren llevar agua a su molino, donde los ideólogos de la izquierda presionan legal y fuera de la ley para hacer lo que a ellos les conviene, cuando los buscadores de rentas cambian las cosas para seguir viviendo del gobierno y los tributarios, cuando muchos pretenden hacer cambios para mantener un “status quo” cómodo impidiendo que alcancemos un verdadero “Estado de Derecho” con igualdad ante la ley, certeza jurídica y se respeten los derechos individuales a la vida, la propiedad y la libertad sin excepción, garantizados en la Constitución y que exista una verdadera división de poderes, me deprimo y frustro.

La Justicia está muy cuestionada. Es un sistema corrupto donde algunos viven de favores e intereses, de oportunismo y tráfico de influencias, de corrupción y engaños, que no aportan nada al desarrollo del país sino más bien lo destruyen. Un sistema que vive de más y peores legislaciones que favorecen intereses de grupos de presión y garantiza trabajo a los vividores de rentas y los socialistas vividores del gobierno. Mientras tanto, quienes producen riqueza se ven expoliados pagando cada día más porque el gobierno cada día es más caro y cuesta más en cada producto que se produce en el país.

Guatemala necesita urgentemente un sistema de Justicia que garantice un verdadero Estado de Derecho. Sólo así podrán venir inversionistas de todo tipo. Lo que ha pasado con las mineras y algunas hidroeléctricas es un contrasentido para nuestro sistema cuestionado de Justicia. Es una vergüenza para todos aquellos guatemaltecos que buscan oportunidades de trabajo que les mejore su nivel de vida pero que por estas acciones seguirán emigrando a Estados Unidos arriesgando cada día más sus precarias vidas.

Si no decimos las cosas como son, si no actuamos, si no participamos, si dejamos que los mismos corruptos de siempre sean los que participan entonces ellos se saldrán con la suya y este país seguirá siendo un país pobre sin nuevas oportunidades y la esperanza de un mejor nivel de vida para todos sus habitantes. Estemos alertas ante los cambios al sistema de Justicia para que en realidad mejore pero no como lo quieren hacer los grupos contrarios a una verdadera Justicia, simplemente Justicia a secas.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo