Tras perder su inmunidad la magistrada de la Corte Suprema de Justicia –CSJ-, Blanca Stalling, pidió al Consejo de la Carrera Judicial su separación temporal del cargo y se puso a disposición de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad del Ministerio Público –MP-.

La petición de Stalling para ausentarse de sus labores, con goce de salario, fue dado a conocer por la presidenta de la CSJ, Silvia Valdés.

Stalling es sindicada por el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG-, del delito de tráfico de influencias ya que supuestamente presionó al juez Carlos Ruano para que favoreciera a su hijo Carlos Molina Stalling, que se encuentra vinculado al caso de corrupción conocido como IGSS-PISA.

La magistrada, que se encuentra arraigada, fue despojada de la inmunidad por el Congreso de la República el pasado 2 de febrero.