En el 2004 decidimos, junto a mis hermanos y mi madre, adentrarnos en un camino totalmente desconocido: llevar tecnología a las escuelas del país en memoria de mi padre, Sergio Paiz Andrade. En aquel entonces, muchos nos dijeron que eso era imposible, que nunca llegaríamos a ver resultados y que mejor cambiáramos de idea.  Fue así como nació Funsepa y, durante estos trece años, hemos demostrado que se vale soñar y que toda meta es alcanzable. Hoy, no solo queremos llevar tecnología a las aulas, sino que también transformar por completo todo el sistema educativo, para proveer una educación digna del siglo XXI.

Hasta finales del 2016, hemos equipado a 1,357 escuelas con 21,470 computadoras, beneficiando así a más de 478 mil niños de todo el país. Además, hemos podido cuantificar el impacto de nuestras intervenciones en el aprendizaje real de los alumnos. Estas intervenciones combinan tecnología con prácticas pedagógicas innovadoras, logrando así un incremento entre 5 y 10 puntos porcentuales en materias como Matemáticas y una reducción a la mitad en la tasa de abandono escolar, de 6% a 3%. Sin embargo, pienso que nuestro logro más importante es que le hemos dado a muchos niños y jóvenes una nueva visión del mundo, donde todo es posible y donde se vale soñar en grande.

Pero estos logros no los hemos alcanzado solos. Hemos conseguido estas pequeñas victorias gracias al apoyo de muchos, el esfuerzo y dedicación de todo el equipo y de las personas que se han ido sumando año tras año, entre ellos nuestros Héroes de la Educación (HDE). Los HDE son líderes que, dentro de su propio ámbito, están logrando un impacto positivo en nuestro país. Desde 2014, nuestros 10 embajadores se han puesto la camiseta de Funsepa para ser la voz de cambio que nuestro sistema educativo necesita. Este año se suman al equipo de HDE dos personas soñadoras totalmente  extraordinarias, Francesca Kennedy y Marco Pablo Pappa.

Francesca es fundadora de IX Style, una empresa que produce sandalias artesanales con ayuda de mujeres indígenas provenientes del Lago de Atitlán. IX Style (que significa “agua”) nació tras un viaje que Francesca hizo al lago de Atitlán en 2010. Ella quedó impactada al ver el deterioro y contaminación del lago que la hacía recordar momentos muy lindos de su niñez. Sin embargo, lo que más la conmovió, fue ver a una niña recolectar agua sucia del lago, como si no tuviese alguna otra opción. Fue así como Francesca se armó de su ingenio, persistencia y valor, y comenzó a pensar en cómo cambiar esa situación. Hoy IX Style es una empresa rentable que, además de crear empleos a mujeres de la localidad, ayuda a que las comunidades del área tengan acceso a agua potable.

Marco Pablo Pappa es un futbolista guatemalteco de primera clase. Este deportista ha llevado la bandera guatemalteca en varios equipos internacionales desde hace algunos años. Pappa creció en la ciudad de Guatemala y es testigo en carne propia de lo importante que es para un niño tener maestros que lo motiven a soñar. Hoy el futbolista está de vuelta a nuestro país para seguir poniendo el nombre de Guatemala en alto y para lograr un impacto positivo en la vida de muchos niños, como hace muchos años le sucedió a él.

Estoy orgulloso y totalmente agradecido con estos dos HDE, quiénes a partir de hoy nos acompañarán en la hazaña de transformar la educación de Guatemala y formar a los líderes del mañana. Estoy seguro que juntos lograremos alcanzar importantes victorias y generar un impacto positivo en la vida de muchos niños y jóvenes. Ciertamente en Funsepa no tenemos una fórmula mágica para cambiar todo el sistema educativo, pero los esfuerzos que realizamos día a día son prueba de que con voluntad y perseverancia, se pueden lograr grandes cambios. En palabras de mi abuelo, “si lo podemos soñar, lo podemos lograr”.

www.salvadorpaiz.com

@salva_paiz

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo