¿Todavía creemos que como están planteadas, son beneficiosas para el país?

El texto más importante para Guatemala, la Constitución Política de la República, pretende ser modificada a través de la aprobación de la iniciativa 5179, sin que la población sepa de qué van los cambios.  Varios expertos hicieron ver durante todo el año pasado en las mesas técnicas, las dudas que se tenían respecto a los textos que se estaban analizando.  Sin embargo, hoy varios diputados en el Congreso de manera irresponsable, quieren aprobar una iniciativa que deja más incertidumbre sobre el verdadero propósito de la reforma.

Las interrogantes que se plantean y que incluso sectores académicos, empresariales, indígenas y sociales han cuestionado, se relacionan con: la creación de un Consejo Nacional de Justicia, la jurisdicción indígena, cambios a los principios generales del derecho y la elección del Fiscal General.

Mafias dentro del Congreso ya se dieron cuenta, que las reformas respecto al Consejo Nacional de Justicia, mencionan que contendrá una dirección administrativa que será la encargada de elaborar y administrar los recursos del Organismo judicial y que administrará el servicio civil de dicho organismo.  ¿Quién necesita cooptar a Universidades y Colegios profesionales? cuando les será más sencillo comprar directamente a las personas que se designen en este organismo todo poderoso y que con el aval de los bienintencionados promotores de la misma reforma, van a tener todo el control de lo que ocurra en el Poder Judicial.  La primera duda entonces surge sobre ¿qué mecanismos de independencia tendría este órgano administrativo, capaz de controlar a todo el sistema de justicia?

Pero no es solo eso, los cambios Constitucionales harán que el país retroceda en lo poco que se había avanzado en materia de seguridad y justicia.  Diputados relacionados al crimen organizado y al narcotráfico, ya le están apostando al desgobierno y conflicto que van a generar promoviendo nuevas autoridades indígenas, implantando su propia “jurisdicción”.  Dado que los cambios no clarifican la forma en se nombran a las autoridades indígenas, ya están listos para ellos nombrar autoridades a su antojo.

La reforma Constitucional introduce conceptos que distorsionan la forma en que los jueces deben apegarse a la norma, a través de cambios a los principios generales del Derecho, introduciendo términos como Equidad.  Y por último, se modifica el proceso de elección del Fiscal General, con lo cual, solo es cuestión de que un grupo influya en la dirección administrativa del Consejo Nacional de Justicia, para también tener control de la fiscalía.  Con estas dudas, ¿todavía creemos que las reformas como están planteadas, son beneficiosas para el país?  @jczapata_s

 

Republica es ajena a la opinión expresada en este artículo