El Juez Séptimo de Instancia Penal, Adrián Rodríguez ligó a proceso penal a la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Blanca Aída Stalling Dávila, por el delito de tráfico de influencias y fue enviada a prisión preventiva, en el la cárcel de la base militar Mariscal Zavala.

Rodríguez le otrogó un plazo de tres meses al Ministerio Público (MP) para realizar las investigaciones correspondientes por lo que la audiencia de etapa intermedia fue programada para el 24 de mayo.

Stalling su propia enemiga

La situación jurídica de Stalling se complicó luego que por una orden de captura girada en su contra desde horas de la mañana de este miércoles no fuera encontrada en su vivienda. La autoridades tenían indicios que se encontraba en algunos hospitales sin tener suerte.

Al momento de ser capturada se encontraba “disfrazada” y con una arma de fuego que intentó accionar contra los elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) y posteriormente intentar suicidarse según el informe policial. Con ello suman dos nuevos delitos.

El MP acusará a la magistrada por resistirse al arresto y de portar un arma de fuego y de querer accionarla, sin embargo esta audiencia aún debe ser programada por un juzgado de turno, ya que Stalling fue trasladada a Mariscal Zavala por quebrantos de salud.

Blanca Aída Stalling es acusada por el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) por supuestamente haber presionado al juez Carlos Ruano para que beneficiara a su hijo Otto Fernando Molina Stalling, acusado en el caso de corrupción IGSS-PISA.