Tras la iniciativa del Gobierno guatemalteco de solicitar a Estados Unidos y al Consejo de Ministros de Integración Económica (Comieco), acelerar el proceso de desgravación arancelaria del 12.5% al cuadril y pierna de pollo, y llevar el arancel a cero de inmediato, los avicultores nacionales aseguran estar preparados para competir en igualdad de condiciones.

Con esta decisión se espera solucionar el conflicto derivado de la determinación del Ministerio de Economía de corregir un error en cuatro partidas arancelarias, error que permitió usarlas para importar sin aranceles, sin que las partidas arancelarias tuvieran esta condición en el marco del Tratado de Libre Comercio entre EE.UU. y Centroamérica.

Rosario de Falla, presidenta de la Asociación Nacional de Avicultores (Anavi), señala que la entidad planteó acelerar la desgravación arancelaria, aunque todavía faltan cinco años para llevar el arancel a cero, según el acuerdo comercial con la Unión Americana.

Añade que la industria nacional se preparó con tiempo y está en capacidad de competir con el producto de Estados Unidos, además, Anavi considera que al dejar el arancel a cero, ya no se usará este asunto como justificación para un incremento, se combatirá el contrabando y la subfacturación, así como otras ilegalidades.

El Ministerio de Economía considera que no hay motivos para que suba el precio del pollo.

Fin de contingentes

En la actualidad existe un contingente de 8 mil 600 toneladas métricas de cuadril y pierna de pollo que se pueden importar con cero arancel, fuera del contingente se debe pagar un impuesto de importación del 12.5%.

Se estima que el consumo anual de pollo (52 libras pér capita) en Guatemala está cubierto en un 75% por la avicultura nacional y el resto corresponde a producto importado.

Rosario de Falla considera que aunque el porcentaje que proviene de Estados Unidos es alto, la producción nacional tiene capacidad para competir y crecer.

Resalta que la industria avícola de Guatemala es la más eficiente de la región y de muchas naciones de Latinoamérica, incluso es más avanzada que algunas industrias instaladas en Estados Unidos.

“Solo buscamos reglas claras y justas que nos permitan competir”, enfatiza.

En una carta enviada al presidente Jimmy Morales, el 7 de febrero de este año, Anavi expresa al mandatario que la decisión de acelerar la desgravación arancelaria favocerá a los consumidores, pero también llama la atención para combatir la competencia desleal que pone en riesgo el empleo de unas 30 mil personas que laboran en el sector.

Esperan que se agilice

El Ministerio de Economía no comenta cuánto tiempo podría llevar el proceso, pues se deben cumplir requisitos establecidos en el acuerdo comercial con EE.UU., pero Anavi espera que sea lo más pronto posible y  que no exista oposición de ninguna de las naciones para acelerar la desgravación arancelaria de estos productos.