El nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Nery Osvaldo Medina Méndez, fue electo después de 11 intentos del pleno de magistrados. Propuesto por su homólogo Josué Baquiax, se presentó a la votación según sus palabras con “mucha humildad” y la promesa de conciliación en estos tiempos difíciles para el máximo ente en materia de justicia.

Medina fue electo en septiembre de 2014, apoyado en las Comisiones de Postulación por los decanos de las Universidades y el entonces partido oficial. Según publicaciones de medios y reportes generados por organizaciones que fiscalizaron el proceso, tanto el Partido Patriota como sus aliados políticos estaban de acuerdo con su llegada.

Es originario del municipio de San Manuel Chaparrón, Jalapa, tiene 65 años de edad.

Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, Abogado y Notario egresado de la Universidad San Carlos. Posee un diplomado de Derecho Notarial impartido por el Colegio de Abogados y Notarios, pénsum cerrado de una maestría en Derecho Penal por la Universidad de San Carlos y estudiante de un Doctorado en Derecho Penal y Procesal Penal por la Universidad Da Vinci.

Con 30 años de experiencia en el sistema de justicia, fue Juez de Paz, de Sentencia Penal y Juez de primera instancia, en donde protagonizó un polémico evento al dejar libre al hijo del general Efraín Ríos Montt,  Enrique Ríos Sosa, por el caso de desvío de fondos del Ministerio de la Defensa Nacional. La captura se llevó a cabo en marzo de 2009 cuando Ríos salía de su residencia ubicada en un condominio de carretera a El Salvador.

El caso se reactivó por solicitud de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), cuatro años después.

Monzón, el otro conocido

El magistrado Medina también fue trabajó en la sala regional Mixta de la Corte de Apelaciones en en Petén, siendo Juez Noveno de Primera Instancia Penal. En el año 2007 otorgó sobreseimiento al caso del ahora colaborador eficaz del Ministerio Público, Juan Carlos Monzón, por supuesto robo de autos.

Según una publicación del 17 de marzo de 2001 de Nuestro Diario, Monzón Rojas fue trasladado por los bomberos voluntarios herido de bala cuando la Policía Nacional Civil lo sorprendió tratando de robar un vehículo junto a otras personas.

Sin embargo, el MP no encontró pruebas suficientes en su contra y en octubre del mismo año, el caso fue archivado, además le devolvieron Q25 mil que pagó de fianza y en enero de 2007 el juez Medina suspendió el proceso por falta de causas que lo justificaran.

Por este caso, el ex secretario privado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, fue bautizado como “Robacarros” Monzón.