Las reformas constitucionales son un tema de suma importancia en este momento. El objetivo de las reformas es mejorar el funcionamiento de la Justicia en Guatemala.
Actualmente el siguiente punto de las reformas es que el Congreso conozca la reforma del artículo 203 de la Constitución que actualmente regula la exclusividad de jurisdicción del Organismo Judicial.

La reforma del articulo 203, la inclusión de la jurisdicción indígena, ha encontrado una importante oposición a la forma en que se propone reformar dicho artículo. Una propuesta de reforma que a simple vista se podía prever que causaría problemas y encontraría oposición, una situación lamentable ya que los encargados de la redacción de la propuesta fallaron en la redacción.

La redacción de la propuesta de incluir la jurisdicción indígena tiene la falla de no limitar o establecer claramente el alcance del poder jurisdiccional. Algunas personas que apoyan la inclusión de la jurisdicción o el recibimiento del derecho indígena en la Constitución erróneamente han tachado de racistas a aquellos quienes hemos señalado las fallas de la redacción del problema actual. Señalar y solicitar que se mejore la redacción de la reforma para establecer claramente el alcance de la jurisdicción y limitar el poder no es tema de racismo sino un tema de Estado de Derecho e inclusive de aplicación de la jurisdicción indígena.

Establecer que el tema de control de poder de la jurisdicción indígena será regulado en una ley ordinaria tiene dos posibles opciones, la inoperancia del mismo o una ingobernabilidad en los lugares que se aplique. Estamos en un momento importante en donde se deben de llegar a acuerdos reales para establecer el límite de la jurisdicción indígena porque al final ese es el motivo de una Constitución, señalar a unos de racistas y a otros de socialistas no ayuda a construir país y reformar la Constitución.

@joseecheve

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo